Declaran antel el juez, 3 celadores de la Reserva Regional de Caza

Posted on 10/11/2008

0


El próximo martes 11 de noviembre 2008, tres Celadores de Caza de la Junta de Castilla y León declararán, en el Juzgado de Instrucción de Cervera de Pisuerga, como testigos del caso abierto sobre el Oso Pardo aparecido muerto en diciembre de 2007 en el término de Resoba.

 

Aunque la versión oficial sobre la muerte de este ejemplar, de una especie en peligro de extinción es un golpe frontonasal, o sea, muerte natural, desde Ecologistas en Acción-Palencia después de recibir y revisar la cuantiosa documentación e informes que nos ha sido aportada al ser parte interesada en el caso, observamos que hay una serie de irregularidades que sería conveniente que la administración regional aclarase al conjunto de la ciudadanía.

 

* El Celador responsable de la batida del 01 de Diciembre, donde aparecieron los restos del oso muerto, deberá aclarar su actuación ese día y explicar las decisiones que tomó al respecto.

 

* En la zona de caza de Vañes, donde han tenido lugar todos los hechos con osos, se dispararon desde el inicio de la temporada de caza hasta el 01 de Diciembre un total de 101 jabalíes, pero sólo se cazaron 30, menos del 30%.

   Teniendo en cuenta que la Junta al igual que la Fundación Oso Pardo son conocedoras de la presencia habitual de osos, incluso grupos familiares en la zona, nos preguntamos cómo se permite esta manifiesta ineficacia y descontrol cinegéticos.

No es descabellado pensar que entre ese otro 70% se haya disparado, intencionadamente o no, sobre un oso pardo.

 

* Pero quizá lo más llamativo de este asunto es que casi un año después de este suceso seguimos sin tener noticias de todos los resultados de las pruebas solicitadas.

Así tenemos que el 4 de diciembre de 2007 se enviaron al Laboratorio Forense de Vida Silvestre tres muestras de los restos para “….descartar que puedan existir otras causas posibles de muerte del ejemplar como un disparo previo o una intoxicación” según dice el propio informe.

El 23 de enero de 2008 se recibieron los resultados toxicológicos que descartaban la intoxicación, pero aun falta por recibir, un año después, los resultados de la costilla enviada para analizar la posible presencia de restos de plomo y así poder descartar el disparo en la muerte del oso pardo aparecido el día 1 de diciembre de 2007 en Resoba.

Etiquetado: , ,