Carta pública al Alcalde de La Pernía, por Ecologistas en Acción

Posted on 18/10/2009

0


Publicada en el periódico Carrión 15 oct 2009

Leemos, con sensaciones encontradas, la entrevista al Sr. Alcalde de La Pernía  publicada en un número anterior del periódico El Carrión.

 

Por un lado, parece positivo el relevo generacional en las Alcaldías de nuestros pueblos, por lo que supone de rejuvenecimiento, nuevos proyectos y nuevas ideas.

Acierta plenamente el Sr. San Abelardo cuando dice que “se están haciendo las cosas mal”, aunque no cita que la mayoría de las competencias de los temas que menciona las tiene  la Junta de Castilla y León, por lo tanto, el partido que él representa.

Entendemos que también acierta cuando propone mayor diálogo en la gestión, pero se queda algo corto cuando propone los participantes en ese diálogo.

 En cambio, nos preocupa esa “obsesión” permanente por el Oso y el Lobo que parecen mostrar algunos alcaldes norteños y, en este caso, el Sr. San Abelardo.

Hay que ir superando viejas demagogias y nos parece poco acertado, con la que está cayendo sobre la ganadería extensiva de montaña, que tengan que ser estas especies las protagonistas de cualquier problemática.

 Quizás las generaciones anteriores al Sr. San Abelardo ayudaron, de manera inconsciente, a las poblaciones de osos, con más ganadería que en la actualidad y rebaños trashumantes. Al Lobo, por desgracia, no se le ha ayudado nunca.

Podemos afirmar con rotundidad que estos animales, más bien, han aguantado como han podido al paso de los años ya que, de haberse hecho todo tan bien como siempre se dice y de “haberlos cuidado tanto”, ahora no estaríamos en la situación tan precaria y con poblaciones al límite de la extinción.

No es verdad, como afirma el Sr. San Abelardo, que los ganaderos sufran restricciones por la existencia de estas especies y/o de espacios protegidos, precisamente es el colectivo ganadero uno de los pocos que expresamente está autorizado por la normativa del Parque Natural.

El incremento burocrático de sus explotaciones y las complicaciones que eso lleva, nada tiene que ver con el Oso y el Lobo.

 Los problemas de La Pernía no pasan por contar con poblaciones de Osos y Lobos, y los problemas futuros que se le plantean al Sr. Alcalde son diversos: la llegada de la TDT que supone un problema sin clara respuesta, con una actual recepción vergonzosa de la TV analógica; la adjudicación de una obra municipal a un concejal; las carreteras locales; la reducción de la consulta médica y la de enfermería; los accesos a los pueblos en épocas de nevadas y la retirada de la nieve de sus calles; la inexistencia de un centro de día; la concentración parcelaria que no sabemos a quien o a quienes beneficia teniendo en cuenta que sólo quedan 4 ganaderos censados en la localidad; la falta de vida social y cultural; la falta de establecimientos hoteleros de calidad que hacen de la zona una de las más deprimidas de la provincia; la interinidad de un secretario no cualificado que podría rozar la ilegalidad; las seis viviendas sociales que no parece hayan supuesto ninguna solución al haberse quedado dos de ellas sin adjudicar; la lucha por una carretera digna hasta el límite con Cantabria; la práctica inexistencia de nuevos pobladores permanentes, que sí acuden a otras zonas con más facilidades y no tanta indiferencia..…..en fin, nos parece que el Sr. Alcalde tiene suficiente trabajo como para obsesionarse con estas especies animales que, hasta la fecha, sólo han supuesto beneficios procedentes de la Unión Europea y en un futuro, esa llegada de fondos europeos, estará vinculada a la calidad de los espacios y la presencia de estas especies.

 Cierto es que lo hecho hasta ahora por la administración regional y por algunas organizaciones de conservación de la naturaleza ha sido más bien poco y en la dirección contraria, despilfarrando recursos a la vista de unos pobladores locales, que han visto este despilfarro con perplejidad, pensando que se invertían más recursos en las poblaciones animales que en ellos mismos, sin saber muy bien, porque nadie se lo ha explicado, que todos, personas y animales, son necesarios en una Montaña cada vez con menos vida.

 Es necesario por tanto que superemos ideas caducas, demagogias que enfrentan y nos pongamos a trabajar por una comarca que lo va a necesitar, y mucho, si no quiere quedarse más descolgada y a la sombra de otras cabeceras de comarca.

Se ha demostrado, y a la vista está si nos damos una vuelta por las localidades de La Pernía, que los argumentos tradicionales de desarrollo, vinculados a la construcción, el hormigón público y  la caza no han servido demasiado a ese desarrollo.

 Para luchar por la ganadería extensiva, los problemas de la comarca y el desarrollo vinculado a la existencia de osos y lobos nos tendrá siempre cerca si lo estima necesario, para otras demagogias no.

 

 

Anuncios