Antenas ilegales de telefonía en Palencia, perjudican a la salud

Posted on 23/10/2009

1


Son Antenas Ilegales en Palencia ya que se han instalado sin cumplir la normativa actual, intentando evitar que sean vistas. El Ayuntamiento de Palencia ahora pretende poner una ordenanza que consideramos es problemática para la salud de los palentinos, ya que se preocupa más en que no sean vistas, como hasta ahora.

Escondidas en una alarma

Escondidas en una alarma

 

son pequeñas y pasan desapercibidas a nuestros ojos incluso sin ocultarse
son pequeñas y pasan desapercibidas a nuestros ojos incluso sin ocultarse

 

 En el siguiente archivo pdf mostramos un informe de como se han localizado estas antenas, y muchas fotos y consideraciones a tener en cuenta(ANTENAS ILEGALES DE TELEFON_315A EN PALENCIA)

Perjudican a la salud, pero no son obstaculo para su proliferación a través de la aprobación de una Ordenanza que prepara el Ayuntamiento de Palencia

Ésta es la conclusión a la que hemos llegado en relación al borrador de la Ordenanza municipal reguladora de la instalación y funcionamiento de infraestructuras radioeléctricas. O sea, la ordenanza sobre Antenas que quiere aprobar para nuestra ciudad el grupo socialista en el Ayuntamiento de Palencia.

¿En qué nos basamos para hacer tal afirmación?

En primer lugar, debemos aclarar que la elaboración del Borrador fue realizado y consensuado por la Federación de Municipios y Provincias (FEM) y la Asociación Española de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones (AETIC) en junio de 2005. En esas reuniones donde se dio forma al Borrador, se echan de menos la colaboración de otro tipo de organizaciones como: asociaciones vecinales, organizaciones ecologistas, sanitarias, educativas, etc. Lo que nos hace pensar que la participación ciudadana no es lo que se busca, si no, la participación de las operadoras.

En el borrador hay dos aspectos fundamentales a tener en cuenta: la ubicación de las antenas y los niveles máximos de emisión.

Con relación a la ubicación de las antenas en éste Borrador se autoriza su colocación en azoteas de edificios, casas unifamiliares, en fachadas de edificios, e incluso en mobiliario urbano como, farolas, semáforos, señales de tráfico, etc. En cuanto a los niveles máximos de emisión, ésta no señala distancia a zonas sensibles como hospitales, centros de salud, colegios, residencias de ancianos-as, etc. Lo cual, al menos, lo podríamos definir como una gran irresponsabilidad.

¿Cómo podemos aprobar una ordenanza que no protege a las personas más indefensas: niños-as, enfermos-as, embarazadas?, etc. 

El Real Decreto 1066/2001 del 28 de septiembre, permite unos niveles de emisión 10.000 veces superiores a los que los científicos han recomendado como niveles de seguridad. En una palabra, es una locura.

En estos dos aspectos se basa fundamentalmente el borrador de la ordenanza. Por los tanto defenderemos como propuestas al Borrador lo siguiente:

  1. Que se utilicen las posibles técnicas existentes para garantizar a la ciudadanía la mínima exposición posible (principio ARALA)
  2. Considerar como valor objetivo provisional de emisión el de 0,1 microwatios cm2 en el exterior y de 0,01 microwatios cm2 en el interior de las viviendas.
  3. Control de daños o impactos: ambientales y paisajísticos; inmobiliarios y arquitectónicos; psicológicos y morales; riesgos sanitarios.
  4. El Ayuntamiento por razones de interés público podrá limitar o en su caso prohibir, las instalaciones de radio comunicación y/o telecomunicaciones radioeléctricas en el entorno de centros hospitalarios, geriátricos, centros educativos, etc.
  5. En todo caso, con carácter general las instalaciones de telefonía móvil deberían ubicarse en suelo no urbanizable, como mínimo, a 400 m de una vivienda o zona residencial y a 600 m de lugares sensibles como, hospitales, residencias de ancianos-as, centros educativos, etc.
  6. Seguro de responsabilidad civil que cubra el potencial riesgo para la salud a cusa de las radiaciones, tanto en zonas urbanas como urbanizables.
  7. Cada antena contará con aparato de medida y control de las radiaciones emitidas que serán transferidas a un banco de datos de acceso público en tiempo real de emisión y que puedan ser consultadas a través de Internet.
  8. Las operadoras y personas propietarias especificarán el emplazamiento de las casetas en la zona donde se ubiquen, facilitando el acceso a los técnicos municipales y a empresas independientes y sin vinculación con las operadoras elegidas, con el consenso de las organizaciones vecinales, ecologistas, sanitarias, etc. para la lectura, comprobación, verificación e inspección de los aparatos de medida.
  9. El Ayuntamiento podrá modificar la ubicación de las instalaciones o de cualquiera de sus elementos siendo esta modificación obligatoria para la empresa autorizada.

¿Por qué estas propuestas?

Porque hemos defendido siempre el principio de precaución, principio que fue recogido por primera vez en la legislación medioambiental alemana en los años 70 y más tarde introducido en tratados y convenciones internacionales como la Declaración de Bergen, para el desarrollo sostenible (1990), el Tratado de Mastrich de la Unión Europea de 1992, la Declaración de Río sobre medioambiente y desarrollo, la Convención de Barcelona, etc.

El PRINCIPIO DE PRECAUCIÓN establece que “cuando una actividad representa una amenaza a un daño para la salud humana o el medioambiente, hay que tomar medidas de precaución incluso cuando la relación causa/efecto no haya podido demostrarse científicamente de forma concluyente”. Esta declaración implica actuar, aún en presencia de incertidumbre, derivar la responsabilidad y la seguridad a quienes crean el riesgo, analizar las alternativas posibles y utilizar métodos participativos para la toma de decisiones.

Como ya ocurrió con el “benceno o el amianto”, a los que no se les prestó atención, aún siendo obvios sus efectos negativos por inspectores de salud, siendo finalmente tomados como nocivos y prohibidos. Debemos anticiparnos, pues, teniendo en cuenta los conocimientos adquiridos y basarnos en este principio de precaución.

Demandamos, por tanto, al Ayuntamiento de Palencia a:

  1. Comprometerse a mejorar el actual borrador de la Ordenanza
  2. Preparar un calendario de reuniones con los agentes sociales que se encarguen de hacer realidad una ordenanza que defienda una ciudad saludable, demostrando una actitud de verdadera participación ciudadana.

Para concluir, queremos recordar a todas las personas que sufren las consecuencias de los efectos de estas antenas, que trabajamos porque esta Ordenanza sea una ordenanza que defienda la salud y la seguridad y no la ordenanza de las operadoras y los intereses económicos, que poco o nada tienen que ver, frecuentemente, con los intereses de las personas.

Este artículo en Asociación Vallosiletana de Afectados por Antenas de Telefonía Móvil http://www.avaate.org/article.php3?id_article=1856

Artículo Norte Castilla 13-10-09

Video Antenas “Electrosensibles” en los colegios

Anuncios