El aire que respiramos

Posted on 19/12/2012

0


Una gran parte de los españoles respiramos un aire que incumple los límites legales marcados por la Comisión Europea. Una de la principales causas es la combustión de los motores Diesel que llevan la mayoría de los automóviles que circulan en España. Desprenden óxido de nitrógeno, un gas que provoca enfermedades pulmonares, cardiovasculares e incluso cerebrales. Una solución inmediata sería limitar la entrada de coches al centro de las ciudades, como ya hacen 159 ciudades europeas, pero las autoridades se resisten.
 
El pasado 12 de Junio, tras 24 años, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, (IARC), el grupo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargado de revisar qué partículas ocasionan esa enfermedad, eleva la peligrosidad de los humos de los motores diesel a los mismos niveles que el amianto, benceno ó la radiación solar.
 
El humo del diésel estaba desde 1988 considerado como posible carcinógeno, en la Categoría 2A de la escala, pero ahora sube al primer escalón, Categoría 1. Desde entonces han proliferado los estudios, especialmente en trabajadores muy expuestos a las partículas microscópicas y a los óxidos de nitrógeno que se producen en la combustión del diésel. La Categoría 1 es la más alta en la escala de peligrosidad y corresponde a aquellas sustancias que causan cáncer con seguridad.
 
La IARC cita un estudio de febrero de 2011 sobre 12.315 trabajadores de ocho minas en Estados Unidos que revelaba una relación positiva entre respirar diésel y el cáncer de pulmón. Por otra parte la IARC afirma que también hay “evidencia limitada” de que aumente el riesgo de cáncer de vejiga. Tras esta evaluación, la gasolina se mantiene como probable carcinógeno, pero un nivel por debajo.
 
El problema es que en este caso hay millones de personas expuestas al humo de los diésel. Según la IARC, a partir de ahora los Gobiernos tienen una evidencia sólida para considerar si endurecen los umbrales de emisión de los diésel. En España, siete de cada 10 coches que se matriculan son diésel. Por lo que a partir de ahora es de vital importancia que los Gobiernos endurezcan los umbrales de emisiones y estos se cumplan.
 
Investigadores españoles ya relacionaron en 2010 la contaminación de las partículas del diésel con el aumento de mortalidad por infartos, cardiopatías isquémicas e ictus.
 
Video relacionado:
 
El escarabajo verde – El aire que respiras
 
 
Noticias relacionadas:
 
 
 
 
airecontaminado
Anuncios