El AVE se come el futuro de nuestra provincia.

Posted on 01/10/2013

0



De los 164 millones de euros que el Estado dice que va a invertir en nuestra provincia, 145 millones (el 88%) lo vamos a destinar al becerro de oro de nuestros días, el Tren de Alta Velocidad o AVE. Cuando menos es llamativo que en la época de crisis galopante en la que estamos inmersos y que una provincia como Palencia donde la falta de tejido industrial y la falta de apoyos a emprendedores provocan que muchos de nuestros jóvenes, y no tan jóvenes, tengan que salir corriendo para buscarse un futuro fuera de su tierra, la máxima aportación que hace papá estado a uno de sus hijos menores es la de concederle  el “privilegio” de contar con un medio de transporte desvertebrador, nada eficiente energéticamnete, elitista y vemos claramente que depredador de recursos, tanto que nos deja unos pocos millones para el resto de necesidades de nuestra provincia.

Como dice nuestro compañero Paco Segura en su libro “Infraestructuras de transporte y crisis. Grandes obras en tiempo de recortes sociales.”   …el salto tecnológico que supone la alta velocidad con respecto al ferrocarril convencional conlleva tres consecuencias fundamentales: una disminución muy importante de su funcionalidad como medio de transporte (incompatibilidad con la mayor parte de las mercancias y con los servicios regionales y de cercanías), la reducción de la eficiencia energética, y la multiplicación de los impactos ambientales (emisiones, ruido, fragmentación del territorio, etc.). Todo ello se traduce en unas infraestructuras de transporte con elevados costes para la sociedad…**

Mientras tanto la red convencional languidece y es la apestada de nuestros sesudos gobernantes (nacionales, regionales y locales). Todos inmersos en jugar a ese juego de aparentar ser y tener, aunque la sanidad, la educación, las prestaciones sociales y ahora también las pensiones, esas cosas básicas del estado del bienestar, son sacrificadas porque las consideran prescindibles.

En esta huida hacia adelante avanzamos más en la doble red viaria: una moderna, para viajeros de alto poder adquisitivo y para largos recorridos, y otra muy deteriorada y descapitalizada, para los servicios regionales y de mercancias. Nos hace falta un mejor ferocarril que vertebre nuestra comunidad, no un tren elitista que solo pare en grandes núcleos de población.

No dudamos que necesitamos inversiones en transporte, pero no estas y menos que una sola de ellas se lleve los recursos necesarios para desarrollar esta provincia.

**Infraestructuras de transporte y crisis. Grandes obras en tiempos de crisis. Paco Segura. (Edit. Libros en Acción)

 

 

 

 

Anuncios
Posted in: convocatorias