Caza y uso público en el Parque Natural de la Montaña Palentina

Posted on 28/12/2013

0


En estas fechas navideñas, dándose una vuelta por la Montaña Palentina y por sus pueblos se pueden ver grupos de excursionistas, senderistas, paseantes y gente disfrutando de la naturaleza, cargados con sus mochilas, con bastones y  botas y pantalones llenos de barro, por las rutas y senderos aprovechando lo que nuestra Montaña ofrece y que sólo ellos parecen apreciar. Y por otro lado, los cazadores.

En la Senda de Ursi, el Pinar de Velilla, la Senda del Oso y otros lugares se dan cita estas gentes para disfrutar de un día, lluvioso, frío, soleado o como fuera, en compañía de amigos y familiares, finalizando muchos de ellos la jornada en algunos bares de Guardo, Cervera, Barruelo o Velilla tomándose un caldo para recomponerse de este tiempo invernal.

Lo que todas estas personas quizás no sepan es que no son demasiado bien recibidos por los responsables políticos vecinales y municipales y por algunos de los diputados provinciales e incluso de la Junta de Castilla y León, que les tachan de “excursionistas de bocadillo” que “no dejan ni un euro en los pueblos porque vienen con todo de casa” y que “no generan riqueza”, de hecho las declaraciones de los alcaldes de Velilla del Río Carrión y de Cervera de Pisuerga son todo un ejemplo de ello.

Lo que resulta más sorprendente es como a estos mismos alcaldes les encanta ver sus pueblos y sus mercadillos llenos y dan las gracias a estos senderistas y excursionistas cuando los ven en los bares de sus pueblos, gastándose su poco o mucho dinero, con ese cinismo característico de la gran mayoría de nuestros políticos.

Pero cuando ese cinismo roza el mayor de los engaños y la desfachatez es escuchar a estos mismos políticos defender la caza como generadora de riqueza en los pueblos (quizás porque la practican y tienen intereses en ella), tildando a los senderistas y excursionistas casi de “apestados”, y calificando a los cazadores como verdaderos Reyes Midas, poniendo a unos por encima de los otros, y posicionándose claramente a favor de unos, los cazadores, y dejando a los otros, los excursionistas, como “segundones” que tienen que dar las gracias.

Después, en las reuniones del Parque Natural y de la Reserva Regional de Caza vemos a estos alcaldes defender y hacer propuestas relacionadas con la caza, pero no les escuchamos defender el uso público y el disfrute del medio natural, quizás porque este último no genera ese compadreo, esos votos y esos privilegios que sí otorga la caza.

Pues bien, no hay nada más que darse una vuelta cualquier sábado o domingo del año y ver qué tipo de gente está comiendo en los restaurantes típicos de la Montaña Palentina, para darse cuenta de quienes son los que los llenan y quienes acuden a todo tipo de jornadas gastronómicas, viendo así quien dinamiza y quien, simplemente, viene a cazar.

En fin, esto de colgar etiquetas es fácil, a nosotros nos llaman “ecologistas” y con esto te consideran como un radical sin argumentos y sin validez a lo que puedas decir, algún día tendremos que explicarles lo que puede significar que te llamen “político”.

Anuncios