La representación de los colectivos ecologistas abandona la Junta Rectora del Parque Natural de la Montaña Palentina

Posted on 11/09/2015

0



Las organizaciones ecologistas representadas en el Consejo Rector del Parque Natural de la Montaña Palentina acuerdan no asistir a las reuniones de este órgano de representación hasta que se presente un borrador del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG).

Tras varios años de participación activa en la Junta Rectora del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre–Montaña Palentina, los colectivos ecologistas de la provincia han dirigido un escrito a la Junta presentando su renuncia, al tiempo que ponen de manifiesto lo que consideran importantes disfunciones de este órgano de representación colectiva que agrupa a ganaderos, alcaldes, cazadores, propietarios, etc. Consideramos que la figura del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre –Montaña Palentina no ha cumplido ni los fines para los que legalmente fue  creado, ni sus objetivos, y carece de cualquier tipo de funcionamiento práctico. El momento elegido es la apresurada convocatoria de esta Junta Rectora, tras dos años sin reunirse, dos años de inactividad que indica a las claras el escaso interés de la Administración por este Espacio.

Es notorio que la figura del Parque está devaluada y no cumple los objetivos para los que fue constituido, por desidia de la administración y connivencia de otros colectivos con representación en la Junta Rectora. El propio desarrollo de estas Juntas Rectoras las hace ser meras reuniones de exposición del trabajo hecho por parte de la Administración donde apenas hay debate de ideas y, lo que es peor, de proyectos futuros.

La muestra más elocuente es que aún no se ha comenzado a desarrollar el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), después de quince años de la Ley de declaración. El PRUG es el “instrumento básico de gestión de los Parques Regionales y Naturales”, instrumento para la “gestión, protección y conservación de los valores de la zona, mediante el adecuado uso y gestión de sus recursos, con el fin de garantizar un aprovechamiento sostenido en armonía con el desarrollo de las poblaciones que lo habitan” (web de la JCyL), se trata de un documento obligatorio por Ley y tras tanto tiempo la administración no puede alegar falta de medios u otras excusas, si no se desarrolla es porque no hay interés en hacerlo, de este modo convierten la figura del Parque en algo puramente formal, decorativo,  donde pueden tomar decisiones sin el control de un PRUG, lo que en la práctica supone supeditar su protección a otros intereses, como la caza (Reserva Regional) o las prospecciones mineras, algo que ya está sucediendo aquí. Se están invirtiendo gran parte de esfuerzos, y suponemos que de recursos, en otro tipo de figuras y no se avanza en las verdaderas normativas obligatorias.

Exponemos en el escrito otros temas como: la privatización de servicios en el Parque (La Casa del Parque, Fundación Patrimonio Natural y el seguimiento del Oso) en detrimento de los empleados públicos; la mala gestión de los casos de envenenamiento; los escasos expedientes sancionadores tramitados; la autorización de líneas de alta tensión; nuestra oposición total a más concentraciones parcelarias; el fracaso en una regulación sencilla del tráfico en las pistas del Parque; por último, recogemos la nefasta gestión del oso pardo, especie en peligro de extinción que en vez de servir de motor de desarrollo, es considerado por la población local como un freno al desarrollo de la comarca.

La gestión que se ha hecho del Parque Natural no ha sido capaz de dinamizar el desarrollo socioeconómico de la zona a tenor de una pérdida importante de población así como de las actividades tradicionales (especialmente ganadería extensiva).

El Parque Natural después de tantos años está en una vía muerta, con un escaso funcionamiento, anticuado, anquilosado en estructuras complejas y rígidas, salvo para los que viven de él, y lo mismo ocurre con las Juntas Rectoras. El Parque si cuenta más bien con la posición en contra de gran parte de los habitantes del mismo (las declaraciones permanentemente en los medios de comunicación así lo demuestran).

Finalmente, los colectivos ecologistas se muestran dispuestos a participar nuevamente en la Junta Rectora del Parque, si los problemas mencionados se ponen en vías de solución, pidiendo, como primera y urgente medida, que se ponga en marcha la elaboración del PRUG.

Asociaciones Firmantes:

CCSA

FAPAS

ANPA

LA BRAÑA

ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Anuncios