Cupos de lobos. Gestionando desde el error.

Posted on 27/09/2015

1



Un año más la Junta de Castilla y León ha publicado la Resolución de la Dirección General de Medio Natural donde se aprueban los Aprovechamientos Comarcales de lobo en los terrenos cinegéticos al norte del río Duero para la temporada 2015/16. Una Resolución redundante en el modelo de gestión y en la justificación de la necesidad de matar 143 ejemplares de lobo ibérico en toda Castilla y León.

La provincia de Palencia repite los números de la temporada anterior, un total de 31 lobos serán eliminados de manera aleatoria según las ansias del matarife de turno, consiguiendo des-estructurar los grupos familiares y aumentar así el número de daños al ganado.

Si había alguna duda de la credibilidad de esta medida, por todos los argumentos expuestos en anteriores temporadas, esta Resolución es un corta y pega de la del año anterior para la provincia de Palencia, por comarcas se repiten los cupos: Cervera 13; Guardo 6; Aguilar 2; Cerrato 2; Saldaña-Valdavia 2; Campos 5 y Boedo-Ojeda 1. Entre otros muchos aspectos, es muy difícil de sostener que las poblaciones de ninguna especie se mantengan tan estables que los cupos puedan ser idénticos.

Nos siguen preocupando mucho los 19 lobos de las Comarcas de Guardo y Cervera que, mayormente, buscan dotar de permisos a la Reserva Regional de Caza, de la Junta, a ver si con la ayuda del lobo recupera algo de su prestigio perdido.

En junio de 2014 la Junta anunció a bombo y platillo el nuevo censo de lobo 2012-2013 cuyo resultado más destacado, “esperado por todos” era el incremento de la población respecto del anterior censo.  Independientemente de las controversias que ha generado ese censo, por su elaboración y sus resultados, el argumento habitual de la Administración para la caza de la especie en cualquier circunstancia, como son los daños, no se sostiene, y confirma lo que han sido los daños durante todos estos años anteirores, demagogia para su caza. Otra lectura posible sería que a la Junta de Castilla y León la importan poco los daños y los ganaderos y lo que busca realmente es satisfacer la enorme capacidad de influencia y el poder del sector cinegético de nuestra comunidad, que incluye precisamente a una gran parte de aquellos mismos que, por su cargo en la Junta, deberían velar algo más por las especies, aunque sean cinegéticas.

El lobo tiene una solución complicada mientras todos aquellos que participan de este “juego” no dejen de hacerlo con las “cartas marcadas”.

Anuncios