El oso no necesita dinero

Posted on 17/03/2016

1



Con los restos del oso pardo encontrados la semana pasada en la comarca de Aguilar de Campoo (Palencia), el titulo de esta entrada quizás debería ser otro, pero nos parece importante que esta nueva muerte sirva para puntualizar algunos aspectos sobre la conservación de esta especie.

Este nuevo oso encontrado engrosa la negra lista de osos muertos en Palencia a la que nos vamos acostumbrando y que parece no importarle demasiado a nadie. Esta vez la Junta de Castilla y León intenta actuar de otra manera, pero se guarda la habitual carta de cara a la opinión pública, pretendiendo confundir sembrando la duda de que puedan ser restos de oso pardo, cuando los datos que la propia Junta maneja son incontestables al respecto, era un oso.

Ahora queda el trámite que los responsables de Medio Ambiente se han encargado de transformar en tedioso, como es la necropsia, a ver si les apetece hacer analítica toxicológica y si envían cantidad de muestras suficiente o a qué laboratorio deciden enviarlo, veremos por donde nos salen. Eso sí, seguirán pidiendo paciencia, prudencia y esperar a los resultados antes de precipitarse en juicios previos. Esto lo piden los mismos que llevan “enterrando” osos desde 2001, con pifias garrafales, malas intenciones y ninguno de los al menos 9 osos, sí ninguno, muerto por causas naturales, ¿va a ser este el primero?, ¿y si lo fuera, lo damos todo por bueno?.

En fin, confiaremos en los Juzgados, estos que le tienen que hacer el trabajo a la Junta, donde al menos intentaremos que se sepa lo que ha pasado.

Nuestros osos, de ahí el titular y esta muerte lo confirma, no necesitan dinero, ese dinero que ha estado llegando fundamentalmente de Europa en ingentes cantidades para su “conservación” y que no sabemos donde está, aunque suponemos que los técnicos y los políticos de la Junta de Castilla y León junto con algunas Fundaciones igual de afines que opacas podrían explicárnoslo.

El oso no necesita toda la parafernalia y los entramados que se han montado alrededor de él, ni los famosos programas Life llenos de bombo y platillo y mucho dinero, que benefician a personas y entidades muy concretas.

El oso no come euros y necesita cosas muy básicas, como son lugares de refugio y alimentación tranquilos, exentos de molestias en épocas determinadas y que se restituyan las carroñas a los montes como obliga la normativa europea que los burócratas de Castilla y León no acaban de entender del todo; eso y el cumplimiento estricto de la ley, junto con algo que hasta ahora no existe, y muchos menos en la práctica totalidad del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Palencia, compromiso real para su conservación.

Solo eso, y además, que sepamos de una vez que está pasando con el veneno, para el cual solo contamos con el Seprona de la Guardia Civil, del que confiamos que pueda, poco a poco, aclararnos estos delitos, del resto (Administraciones, Fundaciones y sus empleados) ni nosotros, ni seguramente el oso, esperamos nada.

Anuncios