A por el cuarto lobo en el Parque Natural de la Montaña Palentina

Posted on 13/06/2016

0



Después de abatir el tercer lobo (legal) por los supuestos daños entre los términos de San Martín de los Herreros y Santibañez de Resoba, parece que la Junta de Castilla y León ha dado un nuevo permiso para un cuarto abatimiento en la zona, esta vez en el municipio de La Lastra, al lado de los dos anteriores, es decir estamos hablando de la misma zona y puede que del mismo grupo. Esto es un suma y sigue, con la particularidad de que el nuevo Consejero de Medio Ambiente viene dispuesto a dar todos los permisos que sean necesarios, todo un despropósito. El problema nunca se enfoca desde donde se debería, primero dicen es la protección adecuada de la ganadería, a la cual están obligados los ganaderos que ejercen su actividad en un monte publico, además de espacio protegido. Nuevamente los políticos ceden ante el chantaje de algunos ganaderos, que a pesar de ser una minoría en nuestra sociedad, ejercen la presión necesaria como para que TODOS nuestros representantes muestren su contento unos y su tibieza otros.

Desde hace más de 10 años en el Parque Natural de la Montaña Palentina nunca se habían conocido tantos casos de abatimientos de lobo, porque recordemos que aunque en la provincia pueda no haberse cumplido los cupos de caza establecidos, en esta zona si se han cubierto (y alguno más). El añadido de este año es que los permisos se conceden independientemente de la época del año, da lo mismo que las lobas alfa estén recién paridas, por tanto, este año es posible que no haya reproducción en esta manada porque la están destrozando y desestructurando, por lo que es posible que aumenten los daños.

Quien sabe si nuestros políticos, que sueñan en términos economicistas, estén viendo que la Junta de Andalucía ha solicitado 1.5 millones de euros para la recuperación del lobo en su territorio y estén pensando en algo muy patrio, destruir lo que hay para luego hacer grandilocuentes programas científicos de recuperación y costosas campañas de sensibilización. Una vez más, un comportamiento moralmente inaceptable en pleno S XXI, que eso sí, presume de su compromiso con la biodiversidad.

Anuncios
Etiquetado: