Oso envenenado lo escondemos; sin veneno, lo contamos.

Posted on 23/09/2016

0



 

Iniciamos La semana con la noticia de que en los restos del oso pardo encontrados cerca de Cordovilla de Aguilar (Palencia), en Marzo de este año 2016, no se han encontrado sustancias tóxicas. El Servicio Territorial de Medio Ambiente (STMA) de Palencia se apresura a dar a conocer la noticia nada más recibir los resultados de la analítica toxicológica del Laboratorio Forense de Vida Silvestre (LFVS) de Madrid.

En Abril de 2009 se encontraron los restos de un oso también en Palencia (en una Zona de Reserva del Parque Natural de la Montaña Palentina) y el Servicio Territorial de Medio Ambiente, que supo en menos de dos meses que el oso había sido envenenado, no envió a los medios de comunicación la confirmación de ese envenenamiento. Y además, a pesar de ser un asunto bajo tutela judicial, guardaron esos resultados todavía no sabemos donde, hasta que en Septiembre el Juzgado decidió pedirlos directamente y el LFVS destapó lo ocurrido.

En el caso actual (Marzo 2016) recordemos que lo primero que el STMA  hace es, apelando como siempre a la prudencia, sembrar dudas de que fuera un oso, a pesar de lo claro que lo tenían los agentes de la autoridad presentes. Se olvida el STMA de contar que el informe de necropsia confirma la escasa cantidad de muestras de tejido blando recogidas, lo que dificulta una analítica correcta. Recordemos que no es la primera vez que llegan escasas muestras al LFVS, laboratorio que en otras ocasiones enviaba informes de 4 ó 6 folios y en esta ocasión envía un único folio, quizás cansado de la Junta de Castilla y León y de sus métodos. Laboratorio que además es privado y que bastante tiene con seguir subsistiendo, realizando las analíticas a golpe de presupuestos y/o dineros que las administraciones quieran gastar.

No obstante, si el LFVS dice que no hay veneno no seremos nosotros, los mismos que hemos aceptado sus veredictos anteriores, los que dudemos, como ya hizo el STMA también en 2009 que, por su cuenta y sin contar con el Juez, al no gustarle los resultados de veneno que le dio el LFVS, como decíamos guardados en un cajón, envió muestras a un segundo laboratorio para contrastar, ¿van a contrastar ahora que “les dan la razón”?

No contentos con este tipo de actuaciones, cada vez que un oso aparece muerto en la Cordillera Cantábrica, como en el caso del oso disparado en Asturias la pasada semana, las administraciones y sus fundaciones afines se apresuran a enviar a los pocos días, de forma coordinada, noticias maravillosas de osos, censos, evoluciones positivas. Paz y amor.

Esto en colaboración con unos medios de comunicación cuya mayoría empieza a preocupar en esto del trato y el conocimiento de asuntos de medio ambiente, además de sucumbir a aquellos que ostentan el poder y, quizás, la financiación.

En esta alegría desmedida cada vez que aparece un oso muerto encontramos también al Director del Parque Natural de la Montaña Palentina y Jefe de Especies Protegidas de esta provincia, que sale a la palestra con datos de oso maravillosos en nuestra Montaña. El veneno es secundario.

Recordar que desde 2001, bajo el mandato de este Director, han aparecido al menos 9 osos muertos, hasta ahora todos ellos (sí, todos) por delitos, y en todos ha tenido pifias garrafales, manifestaciones equivocadas en 2005, escondido en 2007 y 2009, más escondido en el oso disparado en 2012, en una cacería autorizada a las que no es capaz de regular ni restringir, y declarando de forma vergonzosa ante la Juez en 2014 por el oso muerto en Muñeca, del que no sabía que hacer pero si elucubrar sobre las causas de su muerte y molesto porque él y sus jefes habían tenido que ir ante el Juez como “vulgares delincuentes”; ahora con su primer oso muerto de “muerte natural”, sacando pecho.

Se le olvidan el PRUG del Parque, el Plan de Recuperación del Oso y, lo más grave, su silencio, el que más prefiere, ante la modificación ilegal del PORN del Parque para permitir San Glorio.

Enconado en un sistema de censar osos interesadamente sesgado y del que no se evalúan todas las variables, solo se cuentan osas reproductoras y se extrapolan resultados.

Si tiene potestad, que la ejerza y si no la tiene, que se vaya.

Así es como funciona el Servicio Territorial de Medio Ambiente de Palencia y sus máximos responsables. Contemporizan, filtran, dejan pasar el tiempo, retrasan, no actúan, sí comunican, no comunican, en fin, todos esos “teje manejes” propios de estrategas de lo oscuro, faltos de asunción de responsabilidad ni de nadie que se la pida y, lo más grave, acomodados en sillones seguros y bien remunerados, con esas sonrisas perennes de los que saben que de ahí no les mueve nadie, hagan lo que hagan y pase lo que pase.

En todo caso, oso muerto, alegría generalizada, todos los años contamos muchas crías que se usan para tapar esas muertes y que no sabemos a donde van, pero nacen, que es lo que cuenta.

Hoy, lo sentimos, tocaba pesimismo, pero no vemos soluciones a corto plazo en esta espiral de Administración, burocracia, adormecimiento generalizado de la población, medios de comunicación atados y pasividad a raudales. Eso sí, seguiremos intentándolo.

Anuncios