Berrea y Furtivismo

Posted on 13/10/2016

0



En los últimos días hemos conocido por la prensa dos casos de ciervos  decapitados en la zona norte de la provincia, uno en Porquera de Santullán y otro en Rueda, ambos parece que en idénticas circunstancias, al lado de la carretera, disparados y sin la cuerna, la historia de todos los años por estas fechas.

Aunque lo primero que se nos viene a la cabeza es que esta época es especialmente sensible por el celo del ciervo, la berrea, si nos paramos a pensar un par de minutos y recabamos la información disponible nos damos cuenta de que esta práctica es habitual en el tercio norte de la provincia. Reciente es la sentencia contra un conocido furtivo sorprendido en el mes de diciembre en un coto privado de Castrejón de la Peña por abatir un ciervo sin licencia y dándose a la fuga, multa de 1.000€. y 1 año de inhabilitación para el ejercicio de la caza, barato.

 

ciervo2

Lógicamente en berrea los furtivos andan más activos aprovechando la mayor vulnerabilidad de los machos de ciervo, esa mayor actividad parece que no lleva aparejada una mayor vigilancia. La pregunta por tanto es recurrente, sabiendo que la época y el entorno son propicios para los furtivos ¿por qué la Junta no actúa y se intensifica la vigilancia? la respuesta no es fácil ni sencilla aunque conociendo el funcionamiento del Servicio Territorial de Medio Ambiente, su pobre gestión se contagia al resto de eslabones de la cadena de ese Servicio.

A todo esto tenemos que añadir la permisividad y la complicidad de buena parte de la población local que ve el furtivismo como algo normal, el tan socorrido “siempre se ha hecho” “no es tan grave, es solo un ciervo”. La Junta Vecinal de Castrejón de la Peña, titular del coto, rechazó reclamar por los perjuicios que se le hubiesen podido causar, dejando de ingresar quizás 6.000 euros en las arcas vecinales por indemnización, ¿miedo?.

No obstante, este problema que se fundamenta en la falta de sanciones ejemplares, tanto judiciales como administrativas, se acentúa con la enorme falta de vigilancia de nuestros montes, especialmente nocturna, y eso los furtivos lo saben. Únicamente el Seprona consigue parar en parte esta sangría, mientras el resto de cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y el servicio Territorial de Medio Ambiente miran para otro lado, o se esconden detrás de la falta de medios o competencias. Es hora de que los efectivos en la zona norte, seguramente más de 100, comiencen a coordinarse para prevenir  e intentar evitar que estos episodios se repitan y sobre todo, acabar con la impunidad.

La falta de sensibilidad y la laxitud a la hora de afrontar los problemas y tomar decisiones importantes hace del norte de nuestra provincia un verdadero paraíso para los furtivos.

http://www.elnortedecastilla.es/fotos/palencia/201610/11/buitres-devoran-ciervo-decapitado-203498681807-mm.html

 

 

Anuncios