No al Gasoducto transadriático (TAP)

Posted on 10/07/2017

0



Europa esta a punto de construir un mega-gasoducto que encadenará a la región a los combustibles fósiles durante décadas, destruirá los objetivos climáticos de Europa y tendrá un duro impacto sobre las comunidades que se encuentran en su camino.

Todavía podemos detenerlo: el gasoducto no puede ser construido sin la financiación y el apoyo europeo. Añade tu nombre a la carta abierta hoy.

El Gasoducto transadriático (TAP por sus siglas en inglés) forma parte del Corredor Meridional de Gas — un vasto tramo de 3500km de gasoductos planeados que transportarán gas desde Azerbaiyán a Europa. Este gasoducto, una de las muchas nuevas infraestructuras de gas innecesarias en la región, desviará miles de millones en fondos de las energías renovables. Las investigaciones han demostrado que no podemos construir nuevas infraestructuras de combustibles fósiles si queremos cumplir las promesas realizadas en París*. Y con el rechazo de Donald Trump al Acuerdo de París, es sumamente importante que Europa dé un paso adelante.

Un diverso grupo que incluye científicos, músicos, investigadores y miembros de las comunidades de todo el mundo que sufren los impactos de los gasoductos en primera linea han escrito una carta abierta a la Comisión Europea y a los bancos públicos, haciendo un llamamiento para que se detengan todos los trabajos, el apoyo y la financiación de los gasoductos.

También hay mucho en juego para las personas que viven en el recorrido del gasoducto. Comunidades en el sur de Italia ven como sus olivos ancestrales están siendo arrancados, familias en Albania que han cultivado sus tierras durante generaciones van a perderlas, y en Grecia se han encontrado secciones del gasoducto establecidas sin recibir permiso ni dar ningún aviso

La UE justifica el proyecto diciendo que proporcionará seguridad energética. ¿Pero desviando financiación de las energias renovables y creando dependencia de los combustibles fósiles de la autoritaria Azerbaiyán? ¿Se parece esto a la seguridad energética? Preferimos ver la creación de decenas de miles de cooperativas de energías renovables democráticas, bajo la posesión y el control de las comunidades en las que son construidas y para su beneficio. Con la demanda de gas en declive en Europa, simplemente no hay justificación para este gasoducto.

Por favor, añade tu nombre a la carta abierta y aumentemos la presión sobre la Comisión Europea y los bancos públicos europeos para que no apoyen este injusto, innecesario e irresponsable proyecto de combustibles fósiles.

Anuncios