«No a la mina de uranio. Salamanca por un mundo rural vivo»

Posted on 27/02/2018

0



Los más de cinco mil participantes en la manifestación ya suponían, por los antecedentes, que el diario de Salamanca no informaría del acto y sí insertaría publicidad pagada de la minera Berkeley el sábado día de la manifestación y el domingo día después.

Desde la COORDINADORA NO A LA MINA DE URANIO. «Por un mundo rural vivo», CONSIDERAMOS que el Campo Charro posee características naturales únicas, que debemos proteger para nosotros, nuestros hijos y para las generaciones futuras.

La zona oeste de Salamanca, en la que Berkeley Minera quiere explotar la única Mina de Uranio a cielo abierto de Europa Occidental, una planta de procesamiento de uranio y un almacén de residuos radiactivos, se asienta en medio de un espacio protegido por la Red medioambiental europea Natura 2000, para garantizar la conservación de tipos especiales de hábitat y la biodiversidad de flora y fauna silvestre.

El proyecto de Berkeley NO traerá progreso, trabajo, ni dinero a Salamanca:

1- El proceso minero emprendido en el Campo Charro, sólo busca el beneficio económico para sus accionistas extranjeros, y eliminará, en pocos años, cualquier tipo de desarrollo económico a corto, medio y largo plazo para ganaderos, agricultores y emprendedores de nuestra tierra

 
 

2- La publicitada oferta laboral de Berkeley obedece a una estrategia «intencionada» para generar el enfrentamiento entre los habitantes de la zona, y para suscitar una opinión favorable al proyecto, aprovechando la debilidad de una sociedad azotada por la crisis económica, la despoblación y la escasez de oportunidades laborales.

3- La minería del uranio destruye más empleo que genera y pone en peligro la calidad de los productos agropecuarios, las denominaciones de origen que garantizan su calidad y las iniciativas empresariales que complementa a la agricultura y a la ganadería, como es el caso del turismo rural, el ecoturismo, el agroturismo, la transformación de productos autóctonos y el sector de la agroalimentación.

4- La repercusión para el Balneario de Retortillo es una realidad que amenaza la única salida laboral que tienen muchas mujeres dentro del mundo rural.

 

El proyecto de Berkeley generará que estas actividades productivas sean estériles durante generaciones, ya que la radiactividad no desaparecerá ni de sus ríos ni de su tierra.

1º/ La zona explotada sufrirá efectos medioambientales catastróficos que no se podrán restaurar. Berkeley Minera agotará los yacimientos, generando residuos de carácter radioactivo, provocará una contaminación que afectará negativamente a los acuíferos subterráneos y a la calidad del agua de los ríos Yeltes, Huebra y Duero, que abastecen a agricultores y ganaderos españoles y portugueses, y a una población que excede los dos millones y medio de personas. El proceso de destrucción de suelo cultivable y la tala indiscriminada de cientos de encinas centenarias es ya una realidad en Retortillo.

2º/ La minería de uranio conlleva el implemento de altos niveles de toxicidad para la ganadería y su efecto tóxico representa un riesgo real para la salud de los animales y puede ser un peligro para la seguridad alimentaria.

 

4º/ La extracción de uranio ocasionará un grave problema de salud pública, porque el gas radón y las partículas en suspensión que se van a liberar a la atmósfera, como consecuencia de las explosiones previstas, recorrerán cientos de kilómetros suspendidas en el aire, afectando, de forma directa, la salud de la población expuesta. El aire contaminado que respiraremos ocasionará el desarrollo de enfermedades cancerígenas, gástricas y respiratorias y provocará mutaciones genéticas, cuyos efectos serán más drásticos en los niños.

5º/ Además, la población salmantina y la de las zonas limítrofes a Portugal estarán expuestas a la eventualidad de que ocurra una situación de catástrofe radiológica en la zona.

Bajo el lema «No A La Mina De Uranio. Salamanca Por Un Mundo Rural Vivo»

1- DENUNCIAMOS que las licencias concedidas a Berkeley Minera S.L. por la Junta de Castilla y León están provocando la expulsión de sus tierras de agricultores y ganaderos de la zona, a los que les obligan, amparándose en una Ley de Minas obsoleta, a venderlas a precio de saldo, bajo «amenaza legal» de expropiación forzosa.

2- DENUNCIAMOS la «mordaza» que la empresa minera Berkeley está imponiendo en la provincia de Salamanca a las personas que ejercen una resistencia activa contra su proyecto minero. Pero esta es tierra de personas valientes a las que nunca podrán silenciar.

3- REIVINDICAMOS que las Formaciones Políticas de Castilla y León son las que deben garantizar nuestro derecho a vivir en un ambiente sano, que nos permita un desarrollo sostenible y que nos asegure una buena calidad de vida, evitando la implementación de proyectos que podrían afectar profunda y permanentemente nuestra región.

4- QUEREMOS que nuestros campos sigan produciendo alimentos y que los agricultores y ganaderos sigan guardando la tierra, los paisajes y la salud del planeta.

Desde la Coordinadora NO A LA MINA DE URANIO. POR UN MUNDO RURAL VIVO:

1- MANIFESTAMOS que España posee condiciones ambientales y climáticas óptimas para el desarrollo de energías renovables limpias, sin riesgo medioambiental asociado, que pueden ofrecer una alternativa segura y viable a la energía nuclear.

2- MANIFESTAMOS nuestro enérgico rechazo a la instalación en la provincia de Salamanca del programa radioactivo que ha emprendido la empresa australiana Berkeley, por entender que la realización de este proyecto será devastador para el desarrollo presente y futuro de nuestra tierra.

Por todo ello, MANIFESTAMOS nuestro rechazo a la mina de uranio y nuestro apoyo a la vida.

¡NO A LA MINA, SÍ A LA VIDA!
Salamanca, 24 de febrero de 2018
COORDINADORA NO A LA MINA DE URANIO.
«Por un Mundo Rural Vivo».

encina