Bancos de tierras

Posted on 15/11/2018

0



¿Qué es y qué representa un banco de tierra?

Un banco de tierra es en primer lugar una herramienta para dinamizar solares, fincas o tierras sin uso, urbanas o rusticas, para activar la oferta de tierras, y ofrecerla a la creciente demanda de pequeñas o medianas iniciativas agroecologicas.

El objetivo es:

  • fomentar y posibilitar por un tiempo el aprovechamiento agroecológico de solares y tierras en desuso.
  • dinamizar oportunidades e iniciativas socioambientales y educativas.
  • facilitar la posibilidad y estimular la creación de autoempleo en el emergente sector agroecologico.

¿Cómo?, mediante:

  • una base de datos de fincas, con entradas para la oferta y para la demanda de tierras.
  • un modelo tipo de “contrato de custodia agroecologico” entre propietari@ y usuari@ interesad@, que puede ser mediante cesión o en alquiler, y por el tiempo acordado entre las partes, con la garantía de una herramienta gestionada e impulsada por administraciones locales.

Para los ayuntamientos y técnicos municipales esta herramienta es una oportunidad para dinamizar iniciativas sociales, culturales, o incluso de autoempleo, sin ningún coste añadido, ofrecer servicios de interés para el vecindario, sean oferentes o demandantes de tierras, de conocimientos o productos.

Los ayuntamientos, apoyándose en una red de Municipios, pueden captar, introducir y ayudar a articular la oferta y la demanda de tierras, pudiendo además especializarse en captar y orientar de modo especifico a demandantes de empleo o perfiles con específicas dificultades laborales. La dinamización de huertos sociales, composteros comunitarios u otras iniciativas aprovechando los recursos infrautilizados y el capital social que sean capaces de movilizar en su territorio. Estas son algunas de las responsabilidades que los Ayuntamientos pueden asumir sin costes, en estos tiempos de “gestión de la escasez”.

Para los movimientos sociales o vecinales esta herramienta puede ofrecer la oportunidad de animar a su ayuntamiento a participar en este tipo de iniciativas y buenas prácticas de dinamización de recursos ociosos. Les permite acceder a tierras para dinamizar u ofrecer a sus asociad@s, o para abrir líneas de actividad educativas y agroecologicas, justificar la demanda o la oferta de formación complementaria o especifica, y apoyar iniciativas de autoempleo agrario.

En el Estado español empieza a existir un número considerable de bancos de tierras, la mayoría de ellos son locales o comarcales (Burjassot, El Bierzo, o Matarranya), otros son de comunidades autónomas (el más veterano en Asturias), y uno de ámbito estatal (red TERRAE, solo para uso agroecológico) , este banco de tierras en una iniciativa liderada por una red de municipios, abierto a nuevas incorporaciones, públicas o privadas.

+info: http://www.tierrasagroecologicas.es/

Pepe-Esquinas

Anuncios