Plan contra el cambio climático, un brindis al sol insuficiente

Posted on 25/02/2019

0



  • Los nuevos objetivos suponen un avance respecto a la situación anterior, pero la planificación presentada está lejos de la ambición requerida.
  • Los calendarios de cierre nuclear presentados responden más a los intereses de las grandes compañías eléctricas que a los propios compromisos del PSOE.
  • Se pierde la oportunidad de reducir emisiones en sectores como el transporte, la agricultura o los residuos.

Tras meses de promesas, filtraciones y actos, el Consejo de Ministros ha presentado un paquete de cambio climático días antes del fin de la legislatura. Si bien los compromisos planteados son al menos superiores a la propuesta anterior del Partido Popular, están muy lejos de las necesarias reducciones anuales superiores al 7 % anual hasta 2030.

La injustificada excusa de las eléctricas, de carecer de fondos para el desmantelamiento de las centrales nucleares, no puede retrasar la consecución de un horizonte 100 % renovable ya que este sector ha gozado de importantes aportaciones de fondos por parte de sucesivos gobiernos a través de medidas como el déficit de tarifa, los costes de transición a la competencia o el propio diseño del mercado eléctrico.

Sectores como el eléctrico tienen capacidades y recursos más que suficientes como para transformarse antes de 2030 a tecnologías 100 % renovables, superando así el escaso objetivo del 35 % de energía renovable marcado en el plan y en el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático, ya que como reconoce el documento presentado los beneficios sociales y económicos de esta transformación son numerosos.

En el caso del transporte, el sector más emisor en el Estado español, debe ser prioritaria una reducción mayor de las emisiones. La prohibición de matriculación de vehículos de combustión interna es una señal importante y necesaria. Pero la fecha de 2040 es poco ambiciosa, ya que para esa fecha lo necesario sería haber logrado una descarbonización total de la economía.

Se echa mucho de menos la inclusión de otros sectores muy implicados en la lucha climática como el agrícola o el de residuos. El cambio en el manejo del suelo agricola potenciando la agricultura ecológica y regenerativa junto con la vuelta a la ganadería extensiva podrían originar reducciones anuales considerables, pero la realidad es que se sigue sin poner freno a la macroindustria agricola y ganadera, altamente contaminante, en detrimento de un modelo familiar con capacidad de fijar población en el medio rural.

Del mismo modo, la ausencia de medidas específicas contra la incineración de residuos y en favor de la recuperación de la materia orgánica para la fertilización del suelo ó sistemas de economía circular como los de devolución y retorno de envases, hace que el sector no experimente una gran transformación respecto a su insostenibilidad actual.

El último informe especial del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático alertaba de la enorme vulnerabilidad de regiones mediterráneas como la ibérica a un incremento de la temperatura global superior a 1,5 ºC. Este mismo informe señalaba como las medidas tomadas hasta hoy nos llevarían a un escenario de calentamiento muy por encima de los 3 ºC. Alcanzar este objetivo no supone únicamente sustituir unas tecnologías por otras, sino que es fundamental el descenso de nuestro consumo ( mayor para los que más consumen).

El plan no considera este parámetro, sino que se sigue insistiendo en considerar un escenario de crecimiento continuo, más eficiente, pero continuo y por tanto imposible en un planeta finito. Así, el modelo se basa en la presunción de la infinitud de los materiales sin tener en cuenta las disponibilidades reales de esos recursos. No existe un balance de cuestiones como cuál es la producción de biomasa sostenible o qué usos son prioritarios cuando una energía es escasa. La ausencia de estas propuestas supone un enorme fallo del modelo que sigue considerando viable el sistema económico que nos ha traído a la situación actual.

El tiempo de la inacción ha pasado, solo actuaciones decididas que consigan reducciones sustanciosas podrán frenar el cambio climático.

cambio-climatico-644x362