Gran mortalidad atribuible al cambio climático

Posted on 06/05/2019

0



Entrevista con Julio Díaz Jiménez que es Doctor en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid en la especialidad de Física de la Tierra y el Cosmos, científico titular del Instituto de Salud Carlos III y jefe del área del Departamente de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad.

¿La contaminación del aire en las ciudades por qué viene causada fundamentalmente?

Está claro que es por el tráfico. En la ciudad los principales contaminantes son: los NOx que expulsan los vehículos, sobre todo los de gasolina y los diesel; las partículas materiales PM, «las gordas» (PM10) las emiten los de gasolina y «las pequeñas» (PM 2.5) los de gasoil, en torno al 70%; y otras causas que no son provocadas por la acción del hombre, como la advección del polvo del Sáhara o la advección de combustión de biomasa, bien por quema de rastrojos o por incendios forestales. En ciudades como Madrid, un 70% de la contaminación del aire se debe a los coches por la emisión de NOx y en torno a un 55 o 60% por las PM.

El cambio climático no es a medio plazo, actualmente nos está costando alrededor de 1.500 muertes al año por calor.

¿Cuáles son las regiones españolas más afectadas por la contaminación del aire, dejando a un lado las grandes ciudades?

Si quitamos los coches, nos queda la contaminación por advección de polvo del Sáhara, que se encuentra fundamentalmente en las Islas Canarias, alrededor del 25% de los días. En la península, el polvo del Sáhara llega hasta Galicia y está en torno al 10% de los días, e incluso atraviesa el océano y llega a América del Sur. Se ha visto que cuando hay polvo del Sáhara aumenta la concentración de las PM, sobre todo las PM10, y aumenta la mortalidad. Por lo que es un factor de riesgo importante y no tiene nada que ver el hombre.

¿Qué enfermedades respiratorias son las más frecuentes debido a la contaminación?

La contaminación lo que hace es agravar patologías que ya existen. Normalmente, cuando una persona muere por un problema respiratorio o cardiovascular, generalmente son viejecitos o viejecitas, es como consecuencia de que se agrava ese proceso. Pero digamos que esa mortalidad, que en España son unas 9.600 muertes al año, solo es el pico de una pirámide, porque por debajo hay patologías que están relacionadas con contaminación atmosférica y sobre las que los medios de comunicación nunca hablan.

El Instituto de Investigación del Cáncer en 2014 dijo que las PM 2.5 eran un carcinógeno de primer orden en cáncer de pulmón. Y estudios posteriores a 2014 relacionan la contaminación atmosférica química con cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas, con cáncer de laringe, cáncer de esófago, cáncer de estómago, cáncer de vejiga. Por tanto, ya no solo son muertes, sino enfermedades muy graves. También se ha visto la afección de la contaminación en enfermedades neurodegenerativas como el párkinson, el empeoramiento de síntomas de enfermedades como el Alzheimer, y nosotros también lo hemos relacionado con los ingresos por Demencia. Luego estarían las cardiovasculares y respiratorias, que es de lo que todo el mundo habla, y que son muy importantes. Y, finalmente, otras que la gente no se imagina que pueden estar relacionadas con la contaminación; por ejemplo, ansiedad, depresión, diabetes, obesidad, problemas de aprendizaje en adultos y en niños, problemas de autismo en niños, déficit de atención en niños, problemas de desarrollo cognitivo en niños.

Un estudio hecho en Barcelona vio que en los colegios más contaminados el proceso de aprendizaje de los niños era peor. Se ha hecho un seguimiento de la mano de Mònica Guxens con una cohorte en Suiza y se ha visto mediante resonancias magnéticas, que ese déficit de atención se debe a que los niños que están en lugares más contaminados tienen menos desarrollado una parte de su cerebro. La contaminación está influyendo en el desarrollo del cerebro de nuestros niños.

Y lo último, que nos afecta a todos, son patologías que según para quiénes son poco importantes o mucho, como el empeoramiento del asma, bronquiolitis en niños, infecciones respiratorias, exacerbación de problemas relacionados con polen o alergias. Es una batería enorme de problemas.

La contaminación atmosférica química, sin contar la contaminación acústica, provoca 9.600 muertes anuales a corto plazo, sin sumar las enfermedades como el cáncer u otros, que ya nos iríamos a las 30.000 muertes.

airecontaminado

+info: https://porelclima.es/equipo/2852-hay-una-mortalidad-atribuible-al-cambio-climatico-por-lo-tanto-no-es-un-riesgo-es-un-hecho