¿Cómo llegaron nuestr@s envases a Malasia?

Posted on 27/05/2019

0



Según informa Antonio Cerrillo en La Vanguardia, Yeo Bee Yin, ministra de Medio Ambiente de Malasia, también se va a poner dura con los residuos. Por lo visto, su país está siendo destino, en parte, de los plásticos que anteriormente enviábamos a China, y esto en el mejor de los casos ya que la mayoria acaban contaminando nuestros campos, bosques, montañas, agua ó incinerados contaminando el aire y nuestros cuerpos. Greenpeace pone de manifiesto en su informe “Reciclar no es suficiente: la gestión de residuos de envases plásticos en España” que envases de plástico españoles acaban en Malasia. La pregunta es ¿cómo llegan hasta allí si yo los dejé en el contenedor amarillo?

Si el material tiene la calidad suficiente para ser convertido en materia prima y tenemos la suerte de que acabe en el contenedor adecuado, sin mezclarse con nada ni romperse y toda la cadena de reciclaje funciona perfectamente, sin errores, no hay más problema, se cierra el ciclo y listo. La cuestión es qué hacemos con mezclas complejas que no hay forma de reciclar, eliminar en Europa resulta costoso y procesar para separar resulta todavía más caro.

¿Me cabreo y dejo de separar mis residuos?

No. Por supuesto que no. Tenemos que participar en el sistema de recogida selectiva, pese a que la Unión Europea nos exige desde 2008 que lo cambiemos por uno de recogida separada que favorezca el reciclaje de materiales.

El porcentaje en peso de los residuos de envases que acaba en Malasia es mas que una evidencia de las necesidades de mejora del sistema de recogida y gestión de envases, es un toque de atención sobre lo insostenible del consumo basado en envases de usar y tirar.

Tenemos que reclamar la correcta aplicación de la legislación y una mayor transparencia en los datos sobre gestión de residuos. En España el contenedor amarillo está secuestrado por Ecoembalajes España, S.A. y es un problema serio para avanzar en el reciclaje de materiales. Es preocupante que estamos tan lejos de cumplir con las obligaciones europeas y todas las personas que vivimos en España pagaremos con nuestras salud y con el empobrecimiento de nuestra economía lo que durante 20 años de funcionamiento de Ecoembes, hemos dejado de invertir en reducción y reutilización de envases.

Lo más preocupante es la cantidad (medida en unidades) y variedad de envases adheridos a Ecoembes que no se pueden recuperar ni reciclar con un sistema de contenedores de colores. Y el problema a estudiar es cómo estos mismos envases dificultan y encarecen el tratamiento y la recuperación de los que sí son valiosos para la industria del reciclaje.

Por otro lado, podemos afirmar que Ecoembes como tal, no envía un solo envase a Malasia. Es el sistema de recogida que gestiona el que los envía a través de gestores de residuos que intentan rescatar de los restos del contenedor amarillo los materiales que, recogidos de otra forma, se convertirían fácilmente en materias primas.

Por eso, las preguntas que tenemos que trasladar a los responsables pertinentes son ¿cuántos de los envases que se ponen en el mercado español adheridos a Ecoembes acaban en Malasia y en los campos, bosques, montañas, agua ó incinerados contaminando el aire y nuestros cuerpos? ¿Cuántos envases recogidos en el contenedor amarillo en España acaban cada año en Malasia?¿Si este sistema es un desastre porque no lo cambiamos por uno que funcione?

Porque señoras y señores, Malasia está dispuesta a hacernos pagar a tod@s la factura por los plásticos que han acabado allí. Incluidos los que pasaron sin pena ni gloria por el contenedor amarillo.

+info: https://www.productordesostenibilidad.es/2019/05/como-llegaron-tus-envases-a-malasia/

envases-malasia