Por qué abandonamos la Junta Rectora del Parque Natural de la Montaña Palentina

Posted on 16/09/2020

0



Las asociaciones de conservación de la naturaleza de Palencia abandonamos en Julio la Junta Rectora del Parque Natural y emitimos una nota de prensa consensuada que tuvo muy poca repercusión, algo predecible en estos meses de Covid19 y con una cada vez más frecuente falta de interés periodístico de los medios de comunicación locales.

Desde Ecologistas en Acción queremos aprovechar nuestro blog para ampliar y concretar los motivos por los que decidimos abandonar esta representación, sin extendernos demasiado porque sabemos que los textos largos pierden la atención del lector, pero sí dejar claro el desastre total en el que está instalado el Parque Natural de la Montaña Palentina, intentaremos conseguirlo en pocas líneas, algo complejo vista la situación actual.

El Parque se declaró en el año 2000 y ese fue el comienzo y el fin, poco más se ha hecho salvo las obligaciones impuestas por la Unión Europea. Es cierto que esto responde a una política generalizada de la Junta de Castilla y León que se ha dedicado a la simple declaración de Espacios Protegidos, de cara a la galería y al mundo urbano, con una posterior dejadez premeditada.

No se puede esperar mucho de una Comunidad con el mismo gobierno desde hace más de 30 años, sea del color que sea, eso es una irregularidad manifiesta, que solo ocurre en la política (es impensable que en el mundo real no haya relevos de personas, cargos y grupos en tanto tiempo) y que ha instalado a nuestra región en un grado de clientelismo, servilismo y mediocridad impropios de una sociedad avanzada, afectando a todo nuestro tejido como comunidad y también, claro, a nuestro medio natural y sus espacios protegidos.

En el caso de nuestra provincia esta irregularidad se acentúa si revisamos quienes y desde cuando están en los cargos de responsabilidad medioambiental, caso del Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, del Director del Parque Natural y, como ya dijimos, de la propia Reserva Regional de Caza, sostenidos en base a planteamientos políticos y no técnicos. Es impensable que en ninguna otra actividad, que no sea la función pública, pueda mantenerse en el cargo las mismas personas durante tanto tiempo, algo que fomenta este más que deficiente funcionamiento.

El Parque Natural, 20 años después de su declaración, no tiene desarrollado ni uno solo de los instrumentos a los que obliga la normativa, lo que ya denota el grado de dejadez en el que estamos instalados. La gestión está cuasi privatizada en favor de uno de los chiringuitos de la Junta de Castilla y León como es la Fundación Patrimonio Natural.

Se gastaron más de 3 millones de euros en una Casa del Parque fracasada, sin visitas y sin rumbo, no consiguiendo apenas ningún objetivo de los marcados, con gestión privatizada a través de la citada y sospechosa Fundación Patrimonio Natural. ¿Y la Casa del Oso?, símbolo de otro fracaso, también con fondos públicos y beneficios privados, que veremos por donde nos cuelan ahora.

El personal de la casa del Parque y de la patrulla oso son otros dos ejemplos de cómo se gestiona en el Espacio. En ambos casos deberían ser personas contratadas directamente por la Junta de Castilla y León, pero es la Fundación Patrimonio Natural la que licita y contrata, algo inexplicable.

Esta Fundación, junto con la inestimable colaboración de empresas privadas y/o semipúblicas, va haciendo obras, proyectos y demás actividades encargadas por la propia administración. No sabemos si los técnicos de la Junta no quieren trabajar, no pueden, o estamos ante un entramado oscuro y de difícil entendimiento, dejando la administración sus obligaciones en manos privadas para que puedan trabajar colegas y amigos.

El otro chiringuito vergonzoso es Tragsa, que ejecuta proyectos sin ningún tipo de transparencia y con unos estándares de calidad preocupantes, mucho menores que cualquier obra con personal público. Es Tragsa o sus filiales las que están redactando el Plan Rector de Uso y Gestión, cuando ya había un borrador, ¿no pueden hacerlo los cientos de Ingenieros que tiene la Junta de Castilla y León?. Y parece ser que será Tragsa la que ejecutará un proyecto de arreglo de pista forestal hasta Cantabria que preocupa por faraónico y que tendremos que vigilar atentamente.

No olvidemos el intento de favorecer la construcción de la estación de esquí alpino de San Glorio, y ahora el día a día son cortas que se ejecutan sin informes de la dirección del Parque, aumento del furtivismo (inasumible en los Cotos Privados del Parque), permisividad en el uso de pistas forestales y restricciones sin criterio. Todo esto ahonda en el sentimiento negativo que en la comarca se tiene de esta figura, sentimiento que, sin duda, es lo más grave que se ha conseguido, el rechazo entre la mayoría de habitantes de los pueblos y sus representantes, como demuestran las hemerotecas, fruto de esa no gestión irresponsable.

Para más inri, se le otorga al Parque la Q de calidad, a pesar del envenenamiento de osos, la persecución del lobo en todo el Espacio y con sangrantes actuaciones en algunos Cotos Privados de Caza.

Como vemos, solo hablamos de prestaciones, obras, servicios, pero nada de conservación y muy poquito de gestión.

Y todo bajo la atenta mirada del Director del Parque Natural que no tiene ninguna vergüenza de continuar en el cargo en lugar de dejar a alguien con ganas y atrevimiento para enfrentarse con los ya de por si complicados responsables políticos.

No nos olvidamos del Delegado Territorial, nuevo en el cargo pero viejo en política, que respalda con su actitud todo lo expuesto.

Por esto y algo más que se quedará en el tintero, abandonamos la Junta Rectora del Parque Natural que, por cierto, es un escaparate que de nada sirve. Cuando haya una voluntad verdadera de cambio volveremos para intentar colaborar y ayudar en lo que sea necesario.