Plásticos en la placenta humana…

Posted on 16/12/2020

0



Cada día surgen nuevos estudios que desvelan la presencia de plástico en la cadena alimentaria, en el pescado, en la fruta, en la orina…

Este nuevo  estudio, publicado en DirectScience, confirma algo que ya podíamos sospechar: hay plástico en las placentas humanas.

Los plásticos detectados son microplásticos, es decir, partículas de menos de cinco milímetros que derivan de la degradación de los objetos plásticos presentes en el medio ambiente o bien son fabricados por el ser humano.

Para el estudio, analizaron con microspectroscopia Raman seis placentas humanas para evaluar la presencia de microplásticos. En total, se encontraron 12 fragmentos de microplásticos (con un tamaño de entre 5 y 10 μm), de forma esférica o irregular en 4 placentas (5 en el lado fetal, 4 en el lado materno y 3 en las membranas corioamnióticas).

Posteriormente, analizaron las partículas de microplásticos detectadas. Tres se identificaron como polipropileno teñido. De las partículas restantes solo se sabe que formaban parte de pinturas, adhesivos, yesos, pinturas de dedos, polímeros y cosméticos y productos de cuidado personal.

Microplásticos pigmentados

Según el grupo autor del estudio:

La presencia de pigmentos en todos los microplásticos analizados se explica por el amplio uso de estos compuestos para colorear no solo productos plásticos, sino también pinturas y recubrimientos, tan ubicuos como los microplásticos.

Así, detectaron pigmentos utilizados en plásticos, caucho, cosméticos como cremas y bases de maquillaje BB, pigmentos empleados para teñir materiales plásticos (cloruro de polivinilo, polietileno de baja densidad, polietileno de alta densidad, polipropileno, tereftalato de polietileno) y para pinturas de dedos y para teñir textiles (algodón / poliéster), además de productos de revestimiento, adhesivos, fragancias y ambientadores.

Vías de entrada de los microplásticos

El grupo investigador admite no saber cómo llegaron los microplásticos al torrente sanguíneo y si provienen del sistema respiratorio o del sistema gastrointestinal.

Efectos en la salud de madres y bebés

Los embriones y fetos se adaptan continuamente al entorno materno e, indirectamente, al externo. Para conseguirlo, deben poder diferenciar lo propio y lo ajeno, un mecanismo que puede verse perturbado por la presencia de microplásticos. Por esta razón, la presencia de microplásticos puede modificar vías de regulación celular en la placenta, como los mecanismos de inmunidad durante el embarazo, la señalización del factor de crecimiento, la comunicación materno-fetal, la señalización entre el embrión y el útero y el tráfico de células dendríticas uterinas, células asesinas naturales, células T y macrófagos durante el embarazo normal. Todos estos efectos pueden conducir a resultados adversos del embarazo, incluida la preeclampsia y la restricción del crecimiento fetal 

En el interior de los tejidos, los microplásticos son considerados cuerpos extraños por el organismo y pueden desencadenar inmunorreacciones locales. Además, pueden actuar como portadores de otros tóxicos ambientales.

Algunos de los aditivos del plástico actúan como contaminantes hormonales o disruptores endocrinos. Quizá los plastificantes más utilizados y estudiados son los ftalatos, un grupo de unas 80 sustancias con capacidad de afectar al sistema hormonal.

La exposición a los disruptores endocrinos en el desarrollo puede generar daños en órganos vitales, cáncer en órganos dependientes de hormonas, cardiopatías u obesidad, entre otros daños. Estos efectos pueden aparecer muchos años despues de la exposición e incluso en generaciones futuras.

A través de https://www.libresdecontaminanteshormonales.org/2020/12/16/microplasticos-detectados-en-la-placenta-humana/