Las estaciones oficiales no reflejan la contaminación atmosférica real de las ciudades de Castilla y León

Posted on 27/01/2021

0



Ecologistas en Acción realizó el pasado mes de noviembre una campaña de medición de la contaminación con aparatos homologados en siete ciudades de Castilla y León

Las estaciones urbanas oficiales no se ubican en los emplazamientos donde se registra más contaminación. En el caso de Palencia, está donde ésta resulta más baja.

La organización ambiental pide a la Junta de Castilla y León que cambie la ubicación de sus estaciones de tráfico para reflejar el problema real.

Ecologistas en Acción de Castilla y León realizó el pasado mes de noviembre una campaña de medición en siete ciudades de Castilla y León con 150 aparatos adquiridos a un laboratorio acreditado de Cataluña. En Palencia las mediciones se realizaron entre los días 4 a 24 de noviembre durante tres semanas consecutivas en las calles con más tráfico de cada ciudad, y también en algún área peatonal sin apenas circulación de vehículos a motor.

Los medidores fueron instalados por personas voluntarias en farolas a una altura aproximada de 3 metros y respetando el resto de criterios legales (distancia a grandes cruces, edificios y calzadas, ausencia de obstáculos, etc.).

El contaminante analizado ha sido el dióxido de nitrógeno (NO2), emitido por el tráfico urbano (sobre todo por los vehículos diésel), gas tóxico que provoca cada año en España alrededor de 7.000 muertes prematuras, según el Instituto de Salud Carlos III y la Agencia Europea de Medio Ambiente, 500 de ellas en las ciudades de Castilla y León. Es un gas irritante que agrava las enfermedades respiratorias y merma la resistencia a las infecciones, agravando la mortalidad de enfermedades como la COVID-19.

Ecologistas en Acción ha podido comprobar que la situación real de la contaminación atmosférica en las ciudades de Castilla y León es muy diferente de la “excelencia” que publicita el Gobierno de Castilla y León. Los medidores ubicados junto a las estaciones oficiales están entre los emplazamientos con menos NO2. En el caso de Palencia, la Junta de Castilla y León retiró el medidor instalado en la estación oficial, pero el medidor instalado en la Avda. Asturias arrojó uno de los resultados más bajos aún siendo de los datos más bajos, 30,46 ug/m3, hay una clara diferencia con los datos oficiales que arrojan una media de 12,81 ug/m3 para las mismas fechas.

En este sentido, la organización ambiental recuerda que el primer criterio legal de ubicación de las estaciones de medición es implantarlas en “las áreas situadas dentro de las zonas y aglomeraciones que registren las concentraciones más altas a las que la población puede llegar a verse expuesta”. Regla que a la vista de los resultados de la campaña de medición de Ecologistas en Acción estaría siendo incumplida por la Junta de Castilla y León.

En Palencia 4 de los 12 medidores instalados superaron el valor límite anual de NO2 (40ug/m3). En la Avenida de Santander se superaron los 50 ug/m3, en las avenidas de Cardenal Cisneros, Manuel Rivera y Castilla se superaron los 40 ug/m3 quedando la avenida Casado del Alisal muy cerca del límite legal anual con 39,77 ug/m3. El medidor que ha marcado el menor valor ha sido el ubicado en una zona peatonal concretamente en la C/. Mayor con 28,14 ug/m3. El resto de medidores superan los 30 ug/m3 ubicados en Avda. Modesto Lafuente, Colegio Maristas, Avda. Reyes Católicos, C/. Andalucía, Avda. Asturias y Avda. Valladolid.

En parte de los emplazamientos con más contaminación se localizan centros sensibles como colegios, institutos o centros de salud, colindantes con vías de alta circulación de vehículos, lo que abunda en la necesidad de medir mejor la calidad del aire que respiramos. En cambio, las zonas peatonales son las que registran los niveles más bajos de NO2, lo que demuestra que el tráfico es el principal responsable de la polución urbana.

Ecologistas en Acción va a trasladar los resultados de su campaña de medición a la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento, solicitando que se revise la ubicación de la estación oficial para que refleje más fielmente la contaminación atmosférica urbana, así como que se adopten medidas decididas de restricción de la circulación motorizada en las ciudades y un reparto del espacio público más favorable para viandantes, ciclistas y transporte público.