Junt@s por la biodiversidad

Posted on 05/02/2021

0



Nuestro país tiene la oportunidad de apoyar la retirada de tres pesticidas tóxicos para las abejas y la salud humana. Así se lo piden las principales organizaciones ecologistas (el G5).

El cuidado de los insectos no es algo para tomarse a broma: se extinguen ante nuestros ojos, principalmente por el uso de pesticidas.

El segundo lugar que ocupa nuestro país en el ranking europeo de uso de plaguicidas (después de ser líder durante algunos años) nos da la posibilidad de poder jugar un papel fundamental en la preservación de los insectos; en particular, de los polinizadores, a quienes debemos hasta un tercio de nuestra producción de alimentos.

Por esta razón, las principales organizaciones ecologistas nos hemos unido para enviar una carta a nuestro gobierno.

Carta ministr@s para la retirada de 3 pesticidas

En esta carta, solicitamos a l@s ministr@s que apoyen la retirada de tres pesticidas tóxicos para la salud, también pedimos que estas sustancias sean sustituidas por alternativas que ya existen en el mercado y son respetuosas con el medio ambiente.

Tres pesticidas tóxicos para las abejas

Los tres pesticidas que podemos ayudar a retirar tienen, como de costumbre, nombres difíciles de recordar: sulfoxaflor, cipermetrina y benfluralina.

El sulfoxaflor es un neonicotinoide de nueva generación, aprobado en la UE en 2015. Sobre el sulfoxaflor la EFSA publicó un dictamen negativo en febrero de 2020, por identificar en él un alto riesgo para las abejas melíferas, abejorros e.t.c. en los cultivos y en sus márgenes. Esto implica que no se pueden aprobar legalmente los usos de esta sustancia en el exterior.

La EFSA ya había emitido un dictamen similar sobre otros tres neonicotinoides (imidacloprid, clotianidina y tiametoxam) que llevó a prohibir su uso en el exterior en la UE en 2018.

La cipermetrina es un insecticida piretroide que está en el mercado europeo desde 2005. Según la EFSA, esta sustancia presenta un alto riesgo para las abejas, para los organismos acuáticos y para diversos artrópodos. Además, la EFSA también determinó que la evaluación de riesgos sobre las propiedades de disrupción endocrina y los residuos que deja en el agua potable era incompleta. Su toxicidad para las abejas es muy similar a la de los neonicotinoides ya prohibidos, por lo que también debería prohibirse.

La benfluralina es un herbicida presente en el mercado europeo desde 2008. En el caso de esta sustancia, la falta de datos sobre el impacto sobre la salud humana y el medio ambiente impidió que la EFSA finalizara su evaluación de riesgos. Esta falta de datos, por sí sola, es suficiente para retirar la sustancia del mercado inmediatamente.

En concreto, faltan datos que evalúen la toxicidad de la benfluralina para las abejas melíferas, así como para valorar la exposición de las abejas a esta sustancia.

¿Qué puede hacer nuestro país?

La Comisión Europea y los Estados miembros están revisando la renovación de estas tres sustancias activas en el Comité Permanente de Fitofármacos (SCOPAFF). Es en este órgano en donde nuestr@s representantes pueden votar en contra de las renovaciones.

El voto se puede justificar fácilmente con el dictamen negativo de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), por el que las tres sustancias deben ser retiradas del mercado por no cumplir los requisitos legales y por sus riesgo para la salud.

¿Qué podemos hacer nosotr@s?

90 organizaciones de 17 países de la UE están recogiendo firmas para una Iniciativa Ciudadana Europea cuyo objetivo es que se eliminen gradualmente los plaguicidas sintéticos antes del 2035.

Entre las muchas cosas que podemos hacer, una bien fácil es firmar esta iniciativa.

Enlace para la recogida de firmas