El gas es parte del problema, no de la solución

Posted on 18/02/2021

0



  • Ecologistas en Acción lanza la campaña La verdad del gas para denunciar la imagen del gas como un combustible limpio.
  • Los altos precios que se pagan por este combustible en el Estado español tienen un impacto en los niveles de pobreza energética. 

En el marco de la celebración de la Semana contra la Pobreza Energética que se inició este miércoles 17 de febrero, y en el actual contexto de crisis sanitaria, social y ecológica, la campaña ‘La verdad del gas’ denuncia los intentos que las grandes empresas energéticas del Estado español siguen realizando para vender la imagen del gas natural como un combustible limpio con un papel protagonista en la transición energética. La ciencia ha demostrado que es una idea falsa. Aunque, durante su combustión, provoca unas emisiones de CO2 mucho más bajas que otros combustibles fósiles, las fugas de metano que se producen durante todo el proceso desde su extracción pueden dar al traste con sus pretendidas ventajas climáticas, ya que el metano tiene un potencial de calentamiento 86 veces mayor al del CO2.en un horizonte de 20 años.

Estos esfuerzos del sector del gas tienen como objetivo conseguir nuevas inversiones y, sobre todo, beneficiarse de los fondos disponibles a través de diversas herramientas del Marco Europeo Plurianual, como son el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia o el Fondo de Transición Justa. Consideramos inadmisible dedicar un solo euro a nuevas infraestructuras gasistas cuyo período de amortización es de varias décadas, lo cual convierte la apuesta por este combustible en algo incompatible con los actuales objetivos climáticos europeos que exigen unos tiempos de reacción mucho más inmediatos.

Denunciamos que la actual infraestructura gasista de nuestro país está sobredimensionada e infrautilizada: somos el primer país de Europa en número de plantas regasificadoras y contamos con el 42 % de la capacidad de almacenamiento de toda la Unión Europea. Se estima que el mantenimiento de esta infraestructura de lujo y los costes del sistema suponen más del 40 % de la factura del gas de hogares y pequeños consumidores, poniendonos en los primeros puestos del continente en cuanto al precio doméstico del gas. Tomando como referencia el periodo 2009-2019, y según datos de la Agencia Europea de Cooperación de los Reguladores de la Energía, la electricidad tuvo un incremento de un 47,1 % durante ese periodo en nuestro país y un 53 % en el caso del gas natural, porcentaje muy superior al promedio europeo.

Los altos precios de la energía, junto con el bajo poder adquisitivo y la baja eficiencia energética, tienen un impacto muy importante sobre el aumento de la vulnerabilidad de los hogares. En este sentido, se estima que la precariedad energética podría ser responsable de unas 7.100 muertes prematuras al año en nuestro país.

Por todo ello exigimos:

  • Que los fondos para la recuperación no incorporen ningún tipo de excepción que pueda beneficiar al sector de los combustibles fósiles.
  • Que esos fondos se dediquen, por un lado, a paliar la situación de vulnerabilidad y crisis social en la que se encuentra la ciudadanía europea, y por otro se inviertan en energías cien por cien renovables, que vayan en línea con el objetivo marcado por la UE del 60 % de reducción de los gases de efecto invernadero para 2030, y que sean compatibles con la urgencia del reto que tenemos por delante.
  • Que se establezca de manera efectiva el principio de precaución en la legislación española en materia de pobreza energética.

El gas es un combustible fósil que ha contribuido y sigue contribuyendo al calentamiento global. Para nosotr@s el gas es parte del problema, no de la solución.