¡Qué vergüenza! Otra vez líderes en plaguicidas 2019

Posted on 19/03/2021

0



Nuestro país vuelve a situarse como líder indiscutible en ventas de plaguicidas a nivel europeo, según datos de Eurostat del 2019 (últimos datos con los que contamos), con más de 75.000 toneladas de plaguicidas vendidos solo en el 2019,volvemos a colocarnos en el primer puesto de este ranquin tóxico como ya hizo en años anteriores, lejos de disminuir el empleo de plaguicidas en nuestro país aumenta con los años, desde 2017 el aumento en el uso de agrotóxicos es de más de un 4%.

De hecho la venta de plaguicidas es aún mayor a la que expresa el Eurostat, la razón por la que los datos proporcionados por el Ministerio de Agricultura no reflejan la realidad es que proceden de encuestas cumplimentadas por las propias empresas de plaguicidas y no todas estas empresas responden a la encuesta, el 5% no respondió según los últimos datos de los que disponemos y tampoco hay forma de saber si ocultan datos.

Una estrategia poco inteligente

Sin duda, esta situación no habría sido posible sin la colaboración del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, durante décadas e independientemente del partido en el gobierno este Ministerio ha priorizado los intereses económicos de la industria de plaguicidas.

La estrategia del Ministerio es poco inteligente y muy peligrosa, no es inteligente porque en lugar de incentivar la producción de frutas y verduras más saludables está obligando a l@s agricultor@s a competir en precio con productos baratos y cargados de plaguicidas. Y siempre va a haber otros países sin legislación sobre plaguicidas ni derechos laborales que podrán vender más barato.

No es inteligente porque daña la salud de las personas que trabajan en el campo y de sus familias, no olvidemos que l@s trabajador@s del campo están en primera línea de exposición a estos venenos que pueden llegar a provocar cáncer y son disruptores endocrinos, esto además de ser éticamente inadmisible supone un enorme coste para la sanidad pública.

No es inteligente porque los plaguicidas que se emplean en los campos retornan a las bocas de l@s consumidor@s.

Y por último pero no menos importante, este abuso de los pesticidas es la razón por la nuestros campos y ríos están llenos de plaguicidas, estas sustancias creadas para matar la vida, dañan a los ecosistemas de los que depende directamente nuestra salud.

Tenemos la oportunidad de realizar una transición hacia una agricultura más respetuosa con la vida, otros países como Buthán o Dinamarca ya han hecho este cambio con muy buenos resultados, pero para lograrlo es imprescindible que las administraciones dejen de actuar solo a favor de los beneficios económicos a corto plazo de la industria de los pesticidas y actúen con un poco de sentido común por la salud de tod@s.