El Servicio Territorial de Medio Ambiente da luz verde a la Macrogranja en Red Natura 2000, en Meneses de Campos

Posted on 29/03/2021

0



La Declaración de Impacto Ambiental ha sido aprobada por motivos más políticos que técnicos, tanto el Delegado Territorial como el Jefe de Servicio de Medio Ambiente anteponen los intereses del partido al interés general.

El pasado 25 de marzo se publicó la Declaración de Impacto Ambiental de la macrogranja que se pretende construir en Meneses de Campos, unas instalaciones para más de tres mil cerdas reproductoras, el máximo de unidades ganaderas mayores permitidas por ley. Esta DIA fue llevada, como propuesta, a la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo celebrada el pasado 10 de marzo, propuesta a la que presentamos un voto particular denunciando varias irregularidades en la Declaración de Impacto.

Esta macrogranja se ubicaría en un espacio Red Natura catalogado como ZEPA “La Nava Campos Sur”, entendemos que es preceptivo un informe vinculante de la Sección de Espacios Naturales y Especies Protegidas, ya que el estudio de impacto ambiental no contiene la información faunística suficiente, ni aporta censos o trabajos de campo que permitan determinar el interés real de la zona y fundamentar una correcta valoración de los impactos.  Estos trabajos tendrían que ser imprescindibles en el ámbito de la granja y por la aplicación del purín en las tierras, para poder analizar su posible afección a las aves esteparias.

Consideramos que tanto el proyecto como el Estudio de Impacto Ambiental presentan una calidad muy deficiente, sin incorporar el preceptivo estudio de alternativas, y sin tomar realmente en consideración la importancia del espacio donde se pretende ubicar la instalación. Entre las muchas deficiencias hay aspectos relativos a la contaminación de acuíferos por nitratos por lo que no debería otorgarse autorización de vertido de purines sin haber resuelto cuestiones básicas como el calendario de aplicación, la reducción adecuada de emisiones de amoniaco, la aportación de los estudios del terreno y del subsuelo que determinen su capacidad de absorción y el estudio de los cultivos que acrediten la capacidad de absorción de nitrógeno de cada uno de ellos.

El Servicio Territorial de Medio Ambiente atendiendo a la información recabada debería haber considerado que la información aportada por el Estudio de Impacto es insuficiente para valorar adecuadamente los impactos que el proyecto pudiera ocasionar sobre la ZEPA ya que es difícil asegurar la ausencia de efectos negativos apreciables o perjuicios a la integridad del lugar.

Desde el punto de vista de los valores que motivaron la inclusión de este espacio en Red Natura 2000, el proyecto no ofrece las suficientes garantías respecto a otros posibles impactos como la contaminación de los acuíferos, de los suelos y de la atmósfera, las repercusiones negativas sobre el sector del turismo y el cultural, las molestias por olores y las posibles afecciones sobre la salud humana.

El Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León y el Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente desoyendo a sus técnicos y a los vecinos de la comarca que se verán directamente afectados, han optado por hipotecar el futuro de la zona y convertir un espacio Red Natura en una pocilga.