Osa muerta en Ventanilla: Conjunto de responsabilidades

Posted on 09/06/2021

0



El pasado día 14 de mayo declararon en sede judicial la directora de la Reserva Regional de Caza y el Director del Parque Natural en el proceso que se sigue por la muerte de una osa en una cacería celebrada en Ventanilla en noviembre.

Una vez celebradas las declaraciones del pasado 14 mayo en el Juzgado de Cervera de Pisuerga, a petición de Ecologistas en Acción, se van aclarando las circunstancias de los hechos ocurridos el 29 de noviembre de 2020, cuando una hembra de oso pardo fue muerta por disparos en el transcurso de una cacería colectiva al jabalí autorizada.

Por un lado, el Director de Parque Natural tenía conocimiento de que la osa estaba a escasos metros de donde iba a celebrarse la cacería y no hizo nada al respecto, por esa dejación se confía en que sea investigado.

Por otro lado, la Directora de la Reserva Regional de Caza conocía de la presencia de osos y osas con crías desde el 25 de Octubre, fecha en la que se le envió un informe al respecto, y a pesar de la abundancia de alimentación (hayucos) que fijaban a los osos en la zona, tampoco hizo nada, por tanto también tendría que ser investigada.

Aun así, ambos insisten en la responsabilidad de los celadores por cazar en esa zona, cuando es público y notorio que se caza dónde quieren los cazadores, en lugar de en zonas previamente autorizadas y marcadas por ambos directores.

No deja de sorprender la actitud de la Fiscalía Provincial de Palencia, que no apareció en estas declaraciones, ni tampoco en las anteriores; pero no sorprende la actitud del abogado de la Fundación Oso Pardo, que no realizó ninguna pregunta ni al Director del Parque ni a la Directora de la Reserva, es evidente que no quiere incomodar.

Las sucesivas declaraciones y los informes van dejando cada vez más claro que no solo es responsabilidad del cazador por disparar, cosa que dejan clara los informes de balística y la confirmación del Centro de Recuperación de Burgos, que certifica la muerte por disparo; sino que también hay más responsabilidad en todos aquellos que participaron en la autorización y/o control de las cacerías.

A la vista de las diligencias, los famosos protocolos que tanto se citan desde la Junta de Castilla y León funcionaron perfectamente, se avisó de la presencia de osos, lo que no funcionó es la toma de decisiones y la aplicación de esos protocolos.