Las plataformas vecinales confirman los daños que causa la ganadería industrial

Posted on 07/01/2022

0



Las más de 50 plataformas y asociaciones vecinales de 7 Comunidades Autónomas que formamos parte de la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial tiene un carácter transversal y su mensaje es claro: apoyar la ganadería extensiva frente al modelo de ganadería industrial, que ni fija población, ni dinamiza las zonas rurales económicamente, ni es la solución para la despoblación y muy al contrario afecta gravemente a la calidad del entorno, las aguas y al modo de vivir de los que trabajamos y poblamos el mundo rural.

La Coordinadora no está en contra del consumo de carne, ni está en contra de la ganadería, se opone al modelo de ganadería industrial por los daños que provoca en el medio rural y apoya la ganadería extensiva, que respeta los recursos, fija población y ofrece un producto de calidad superior.

La ganadería industrial y las zonas rurales

La Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial pide a las organizaciones patronales cárnicas (ASICI, AVIANZA, INTERCUN, INTEROVIC, INTERPORC Y PROVACUNO) y algunas organizaciones agrarias, que no hagan interpretaciones poco rigurosas y sesgadas de la problemática que supone la ganadería industrial en las zonas rurales. Estas declaraciones no hacen más que enturbiar el debate y mandar un mensaje erróneo a la ciudadanía.

Se están publicando titulares que no reflejan la realidad, como por ejemplo que las explotaciones de ganadería industrial generan mucho empleo. Según el informe de Principales Indicadores Económicos del Sector de la Carne de 2020 del Ministerio de Agricultura entre el año 2015 y 2020 el censo de cerdos en nuestro país ha crecido un 35%, sin embargo, el número de granjas de menor tamaño (menos de 1.000 animales) ha descendido un 30% en toda España en los últimos diez años. Es decir, cuánto más crece la ganadería industrial más granjas familiares desaparecen. Un estudio del Institute for Agriculture and Trade Policy lo reafirma concluyendo que este tipo de ganadería destruye el triple de empleos de los que generan, ya que al ser explotaciones muy automatizadas requieren muy poca mano de obra, y los trabajos que crea son de peor calidad, precarios y mal remunerados.

Hay infinidad de pueblos en nuestro país donde la ganadería industrial no ha frenado la despoblación, sino que la ha agravado. Por ejemplo, en el municipio albaceteño de Balsa de Ves con 131 vecinos, donde se crían unos 100.000 cerdos al año y que ha perdido un 40% de sus vecinos desde que se instaló la macrogranja en 2006.

Calidad de la carne

Está despertando mucha polémica que la carne procedente del modelo de ganadería industrial se califique como de peor calidad en comparación con la procedente de las explotaciones en extensivo. Es algo obvio si se conocen las diferencias entre los modelos de producción en intensivo y en extensivo, sobre todo en lo relativo a la alimentación del animal, el uso de antibióticos e.t.c Nadie pone en cuestión que la carne que se exporta desde este país cumple los requisitos legales y sanitarios, como se está malinterpretando. Simplemente que hay una carne barata procedente de ganadería industrial cuya calidad nutricional es menor respecto a la carne de ganadería extensiva.

Ejemplos de los efectos de la ganadería industrial

Las plataformas y asociaciones vecinales que forman parte de la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial se basan en hechos comprobados. Se puede citar como ejemplo de evidencia científica la contaminación del embalse de As Conchas en Ourense, que lo convierte en una «sopa verde» de nitratos y cianobacterias, relacionado con la gran cantidad de explotaciones de ganadería industrial en la comarca, acreditado por un estudio de la Universidad de Vigo en 2020.

Más recientemente, la Comisión Europea ha decidido llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por incumplir la Directiva de nitratos y no haber tomado medidas suficientes contra la contaminación de los acuíferos. En cuanto a la contaminación del aire, nuestro país lleva desde 2010 superando el límite legal de emisiones tóxicas de amoniaco que marca la legislación europea. Gran parte del amoniaco proviene de la degradación de los residuos de los animales.

Pero no son las únicas evidencias. También se pueden citar los pueblos segovianos de Ochando y Lastras de Cuellar, que tienen que abastecerse con garrafas de agua, ya que sus acuíferos están contaminados con nitratos. En las inmediaciones se encuentran explotaciones de ganadería industrial.

Además, hay que reseñar sentencias judiciales que avalan la contaminación del agua a consecuencia de la ganadería industrial, como por ejemplo la Sentencia nº 10/2018 del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha donde “queda suficientemente acreditado por los informes de los Servicios de Salud de la Consejería de Sanidad […] que las aguas de consumo público del Ayuntamiento de Torrejoncillo del Rey están contaminadas por los nitratos procedentes de los purines y estiércol originados por las granjas de cerdos”.

Asimismo, merece una mención el informe del Ministerio para la Transición Ecológica de 2019 alertando de la incidencia que estaban causando las granjas de cerdos en el desastre del Mar Menor.

Nos encontramos en estado de Emergencia Climática, según lo declarado por el gobierno central en 2020 y con unos Objetivos de Desarrollo Sostenible que para cumplirlos necesitan de acciones que van más allá de llevar un pin en la solapa y de discursos bienintencionados.

Quiénes somos

La Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial está formada por más de 50 movimientos vecinales de 7 Comunidades Autónomas que trabajamos junto a organizaciones nacionales e internacionales por otro modelo de ganadería.

Testimonio de afectada por la Ganadería Industrial