Curso «El huerto ecológico»

Posted on 31/03/2022

0



El sistema agroalimentario actual es insostenible. Tiene una dependencia enorme de fertilizantes, combustibles fósiles, piensos, etc que provienen del exterior y que en situaciones como en la presente guerra Rusia – Ucrania, nos pone al borde del desabastecimiento.

La huida hacia adelante de la agroindustria – sector cárnico-, es pedir relajar los niveles de toxicidad en granos y permitir el uso de transgénicos, para traer piensos de USA, Argentina y Brasil, cubriendo de esta manera el hueco de lo que no importaremos de Ucrania y Rusia.

Además, piden eliminar los requisitos verdes y poner en producción los barbechos con proteaginosas, obstaculizar la entrada en vigor de los aspectos «verdes» de la PAC en 2023 y poner en cuestión la estrategia De la granja a la mesa.

Todas ellas son acciones de un modelo (el agroindustrial), que agoniza de muerte y que en lugar de buscar alternativas y transitar a modelos más sostenibles, busca desesperadamente importar materias primas fuera del límite de seguridad.

Este sector entiende muy mal que está situación no es coyuntural, sino que se trata de una crisis sistémica como consecuencia del choque contra los límites biofísicos de nuestro planeta y que hay un límite de materias primas disponibles en un planeta con recursos limitados.

Nos encontramos en el punto en el que nuestra disponibilidad de combustibles fósiles va a ir disminuyendo con el tiempo (de manera rápida en algunos momentos) y con ello, la posibilidad de seguir manteniendo un modelo agroalimentario que depende extraordinariamente de ellos para la producción de fertilizantes, pesticidas, sistemas de regadío, tractores, maquinaria, producción de pienso, cadenas largas de distribucion…

No tenemos un minuto que perder, ni un litro de petróleo que gastar en una dirección que no sea el desarrollo de territorios alimentarios de base agroecológica, tratando de equilibrar nuestra huella ecológica con la biocapacidad de nuestras regiones.

Urge apoyar e impulsar transiciones a modelos agroecologicos diversificados basados en economía social y solidaria, para ello necesitamos la ayuda de todo el sector, el apoyo de la sociedad y una apuesta fuerte de las Administraciones por adaptar una normativa y unas infraestructuras pensadas por y para el modelo industrial.

La agroecologia es la opción más viable que tenemos para hacer frente a la crisis ecosocial a la que nos enfrentamos.

-David Gonzalez-