Banca fósil, no gracias

Posted on 28/04/2022

0



La campaña Fossil Banks No Thanks – Banca Fósil No Gracias – saca un nuevo informe donde evidencia que la banca fósil, financia gas y petróleo a pesar de sus compromisos con el Acuerdo de París. 

Los combustibles fósiles están por las nubes. La invasión de Ucrania no ha hecho más que reforzar una subida de precios que se venía produciendo desde el año pasado. Ante esta situación, el Alto Representante de la UE, Josep Borrell ha animado a la ciudadanía europea a bajar la calefacción para gastar menos gas ruso, y Ana Patricia Botín, la Presidenta del Banco Santander que está terriblemente preocupada por la situación, y a modo de ejemplarizante, declaró en una entrevista que ha bajado a 17 grados la calefacción de su casa. “Son pequeñas cosas que los consumidores podemos hacer”, decía la séptima mujer más poderosa del mundo, según Forbes. Suponemos que su objetivo era gastar menos gas, pero nos preguntamos en cuál de sus casas ha llevado a cabo esta acción “tan drástica”.

Santander y BBVA: la banca fósil y la sostenibilidad

Para Ana Botín debe ser más relevante poner la calefacción a 17 grados que reducir las inversiones de su banco, que el año pasado ascendieron a casi 8.000 millones de euros en energías fósiles.

El Banco Santander y el BBVA son los dos bancos españoles que más invierten en industria fósil. El Santander en el año 2020 financió casi 8.000 millones de euros en energías fósiles y el BBVA 3.400 millones de euros.

Sin embargo, BBVA “ha ascendido una posición en el Dow Jones Sustainability Index (DJSI) y se convierte así en el banco más sostenible del mundo junto a la entidad surcoreana KB Financial Group”, esta última también en la lista de los top en inversiones fósiles por cierto. El Santander, por su parte, anunció su “ambición de alcanzar cero emisiones netas de carbono en todo el grupo en 2050 para apoyar los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático”. Sin embargo, su estrategia de financiación apunta a todo lo contrario, ya lo vimos en el año 2019.

El banco, además de financiar directamente proyectos de energía fósil y según el estudio de Bank Trak, el Santander no es banca fósil solo por sus inversiones, sino que también “financia a JBS, el mayor emisor de gases de efecto invernadero del sector cárnico y lácteo, y con una gran deforestación en su cadena de suministro”. A pesar de esto, el banco no para de repetir que está comprometido con frenar la deforestación del Amazonas y llegar a emisiones cero para el año 2050. El Santander también es conocido por sus importantes inversiones en el sector armamentístico, entre los años 2014 y 2019, la friolera de 3.294 millones de dólares.

Invierte sostenible tú mismo ó pásate a las finanzas éticas

Existen alternativas a la banca tradicional como Fiare Banca Ética o Coop57, ambas entidades que pertenecen a la economía social y solidaria. La banca ética no invierte en armas, no invierte en energía fósil y no invierte en sectores cárnicos altamente contaminantes. En el artículo Cómo mis ahorrillos se convirtieron en un Kalashnikov, de hace unos años, se explica a la perfección el funcionamiento de la banca armada y las alternativas existentes.

Asimismo, si quieres conocer más en profundidad estos proyectos, puedes escuchar este programa de la radio de El Salto Diario, especializado en finanzas éticas.

Contribuye, de verdad, a un planeta más saludable, a una sociedad más justa e igualitaria y a un sistema energético en manos de las personas. La transición energética que necesitamos para mitigar la crisis climática está íntimamente ligada a la transición económica y financiera. El uso del dinero, a través del consumo y de los ahorros, es un instrumento de transformación que pocas veces se pone sobre la mesa. Es hora de utilizar nuestro dinero de manera consciente y ponerlo al servicio del planeta.

Alinear la cabeza y el corazón con el bolsillo ya es más fácil. 

A través de https://ecooo.es/banca-fosil-financia-gas-petroleo/