Rechazo a la ampliación de aeropuertos

Posted on 10/08/2021

1



Tras el anuncio el pasado lunes 2 de agosto del acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat para la ampliación del aeropuerto Josep Tarradellas-Barcelona El Prat, mostramos nuestra total oposición tanto a dicho proyecto como a los planes para aumentar la capacidad del aeropuerto Adolfo Suárez. Además, denunciamos que este acuerdo se ha tomado sin la participación de todos los agentes implicados.

Estas intervenciones, con un coste previsto de 3.300 millones de euros y de las que no se conocen apenas detalles, no tienen ninguna justificación desde los puntos de vista técnico, social, presupuestario o ambiental. Tampoco responden a una demanda social de mejora de la movilidad, sino más bien a intereses especulativos.

Por otro lado, como ya denunciaron más de un centenar de organizaciones vecinales, sociales y ecologistas la semana pasada, la ampliación de los aeropuertos de Madrid y Barcelona causará importantes impactos negativos desde los puntos de vista climático, ambiental y sociosanitario.

Según un informe de la Agencia de Desarrollo Urbano de Barcelona, las emisiones del aeropuerto de la ciudad condal, cifradas en 8,4 millones de toneladas de CO2 en 2019, podrían aumentar como mínimo un 33 %. Esta tendencia es manifiestamente incompatible con la legislación ambiental y los compromisos de reducción de emisiones asumidos por gobiernos de diferente ámbito competencial, desde local hasta estatal.

Además, la expansión de las infraestructuras aeroportuarias tendrá unos efectos devastadores en el entorno, afectando de manera inmediata a la biodiversidad local y regional. Especialmente preocupante es esta cuestión en el caso del aeropuerto de Barcelona, cuya ampliación supondría la destrucción de una zona englobada en la Red Natura 2000. Algo que ya ha suscitado el recelo de la Comisión Europea, que el pasado mes de febrero abrió un procedimiento contra nuestro país por la negligencia en la protección del Delta, y ha pedido explicaciones tanto al Gobierno como a la Generalitat sobre las acciones que están desarrollando para preservar la zona.

Exigimos a los gobiernos implicados (estatal, autonómicos y municipales) la paralización indefinida de cualquier acción (construcción o ampliación de infraestructuras) encaminada a aumentar la capacidad operativa de estos aeropuertos.

Reclamamos a las Administraciones Públicas un cambio en política de transporte que priorice la inversión del dinero público en aquellos proyectos que satisfagan las necesidades de movilidad del conjunto de la población con las mínimas emisiones de CO2, como el fortalecimiento del transporte ferroviario de personas y mercancías, entre otros. Necesitamos emprender una transición hacia un modelo más sostenible, resiliente y eficiente que responda al interés general y se ajuste a los límites del planeta.

Pablo Muñoz, coordinador de la campaña de Aviación de Ecologistas en Acción: “Dentro de esta paralización, es necesario poner en marcha un plan de redimensionamiento de Aena que incluya el cierre de aeropuertos ya deficitarios antes de la pandemia y la eliminación de los vuelos en trayectos cortos que tengan alternativa ferroviaria”.